Enviar
LeBron firmó la paliza
El Heat vence a Celtics, empata la serie y todo queda para definirse mañana, en Miami

Dando un golpe de autoridad que resintió mucho los deseos de los Celtics de ganar la Conferencia Este de la NBA, el Miami Heat apaleó anoche a Boston 98-79 y se puso una vez más el vestido de favorito para campeón de la NBA.
A punto por minuto, LeBron James, la figura del partido, logró 45 unidades en los 45 minutos que participó en el encuentro, en los que castigó sin misericordia el aro de Boston, sumando 30 puntos en la primera parte, más de la mitad de lo que alcanzó el Heat en ese periodo (55).
Desde un inicio Miami llevó el partido por la vía segura, por la de LeBron, totalmente metido en el juego martillando con más precisión que espectacularidad, mientras del lado contrario Rajon Rondo, Paul Pierce y Kevin Garnett intentaban una alianza que permitiera a Celtics meterse en el juego, algo que nunca lograron.
Lo más parejo del partido fue un 8-8 en el arranque, porque después Miami se despegó y mientras James jugaba al tiro al blanco, Celtics sumaba imprecisión y muchas pérdidas de balón, con un porcentaje medio en efectividad en sus tiros de campo, lo que desembocó en una diferencia de diez puntos al final del primer cuarto 26-16.
El segundo cuarto fue más de lo mismo; James, frío, calculador, continuó su labor en el aro de Boston, mientras que sus colegas del “Big three”, Dwyane Wade (6) y Chris Bosh (4), se mantuvieron a la sombra reservándose para la segunda mitad, por si las dudas.
Para Celtics las nueve pérdidas de balón, cinco de Rondo, pesaron sobre el marcador de la primera parte 55-42; 13 puntos de diferencia que no presagiaban nada bueno para el equipo local, excepto que se diera una buena reacción en el complemento. Boston jugó los últimos cinco minutos de esta mitad sin Pierce, que muy temprano acumuló su tercera falta.
Para la segunda mitad Paul regresó al campo; Boston intentó meterse en el juego, Brandon Bass aportó para su equipo, pero del otro lado Miami se mantuvo fiel a su guion, a ese escrito que decía: LeBron encesta.
Boston nunca reaccionó en serio y al final del tercer cuarto las tres figuras de Celtics, Rondo (21), Pierce (6) y Garnett (12) sumaban juntos 41 puntos, lo que ya tenía LeBron a su haber. Se venía el desenlace y la oportunidad de Boston de revivir para liquidar, o ir al sétimo juego.
No obstante, el cuarto cuarto solo sirvió para la desilusión local que vio cómo la diferencia se ensanchó hasta un 98-79, que muchos aficionados locales no vieron, porque se retiraron antes del final. Miami hizo lo propio, en ataque y defensa, el que decepcionó y no cumplió fue Boston.

Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios