Enviar
Superintendente de entidades financieras lo considera “abundante”

Lavado de dinero preocupa

• Bancos intentan implementar fuertes acciones contra el blanqueo de fondos

Wilmer Murillo
[email protected]  

En Costa Rica se lava dinero de manera muy fuerte.
Así de categórica fue la denuncia planteada ayer por Oscar Rodríguez, superintendente general de entidades financieras, durante un seminario de actualización económica organizado por la firma Ecoanálisis.
Aunque se abstuvo de entrar en detalles sobre su argumento, ya que —dijo— la ley se lo prohíbe, sí planteó que existe un “abundante” blanqueo de dinero producto del intenso trasiego de drogas que se da en el país, citando denuncias de Francisco Dall’Anese, fiscal de la República, ante una comisión especial de la Asamblea Legislativa.
Sin embargo, exculpó de inmediato a los bancos, al señalar que no se prestan para el blanqueo.
“Realizan un gran esfuerzo para evitar el lavado, y también les conviene”, añadió Rodríguez.
Las estadísticas revelan que alrededor del 70% de los delitos financieros detectados y comprobados por el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) se basó en reportes de las instituciones bancarias y financieras.
Regulaciones que se implementaron en el país desde 2005, por el Consejo Nacional del Sistema Financiero (Conassif), han conferido roles importantes a los contadores públicos y privados como jugadores clave para verificar las sanas prácticas de prevención del lavado de capitales.
Los expertos tienen expectativas de ir mejorando los controles gracias a medidas como el monitoreo que se da incluso del efectivo que se maneja en cajitas de seguridad.
Pese al supuesto trasiego de dinero mal habido, el supervisor descartó que este sea uno de los responsables de la abundancia de liquidez que hay en el país. “Aunque no digo que no exista participación del lavado en las inversiones inmobiliarias, no creo que sean impulsadas por el blanqueo”.
Las herramientas convencionales utilizadas para combatir el lavado de dinero a cargo de los bancos van desde implementar controles de apertura de cuentas, hasta crear políticas y procedimientos antilavado. Estas incluyen guardar en forma segura la documentación utilizada para presentar informes de actividades sospechosas.
Pese a esos esfuerzos, Rodríguez presentó una lista de los desafíos de las autoridades reguladoras en la que se asigna prioridad a la lucha contra el lavado.
Una de las tareas que se han vuelto más importantes en los últimos tiempos para las instituciones financieras es la evaluación de nuevos productos, que pueden ser empleados para el lavado y deben encender a tiempo las alarmas sobre sus potenciales riesgos.
El enorme alcance del Acta Patriota (ley USA Patriot) y similares leyes en el mundo, han impuesto nuevas y pesadas obligaciones antilavado para las instituciones financieras, según una encuesta de la Asociación de Especialistas Certificados en Antilavado de Dinero (ACAMS) realizada a unos 300 especialistas en más de 45 países.
Ver comentarios