Logo La República

Lunes, 18 de marzo de 2019



NACIONALES


Laura destituye a Urbina como embajador

Natasha Cambronero [email protected] | Martes 01 junio, 2010



Diplomático ante el Reino de los Países Bajos dejará su cargo, cuando nuevo representante reciba beneplácito
Laura destituye a Urbina como embajador
Cancillería estudia la nulidad de la autodesignación de Bruno Stagno como representante ante la ONU

El polémico nombramiento de Jorge Urbina, como embajador de Costa Rica en el Reino de los Países Bajos también conocido como Holanda terminó con su destitución.
Laura Chinchilla, presidenta de la República, consideró que no era conveniente tener dos representantes en este país y por ello lo cesó del cargo.
Antes de terminar su mandato, Oscar Arias, a solicitud de Bruno Stagno, entonces canciller, nombró a Urbina como embajador ante los organismos internacionales con sede en esta nación, puesto hasta entonces inexistente en Holanda, pues normalmente solo se cuenta con un emisario ante el Estado, quien también representa al país ante todas las entidades.
No obstante, Urbina continuará en su cargo al menos tres semanas más, mientras el Gobierno de Holanda le da el beneplácito a un nuevo representante nacional, ya que el actual deja su cargo hoy y Costa Rica necesita tener un delegado ante la Corte Internacional de Justicia y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, con sede en La Haya.
“Tener un representante ante los organismos internacionales es relevante, ya que actualmente en estos se están discutiendo temas de gran importancia para el país, como el proceso de intermediación en la delimitación marítima de Nicaragua y Colombia ante la Corte Internacional”, dijo René Castro, canciller de la República.
Si bien se destituyó a Urbina de su cargo, el Ministerio de Relaciones Exteriores no encontró anomalías en su nombramiento, ya que este puesto no requiere el beneplácito del Gobierno holandés, por no encontrase entre los supuestos de la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas.
En dicha convención se regulan las relaciones entre estados, mas no entre un estado y organismos internacionales como ocurre en este caso.
El polémico nombramiento en Holanda también desató otro que todavía se analiza. La autodesignación de Stagno como embajador en la Organización de las Naciones Unidas (ONU), asumiendo la vacante que Urbina había dejado.
De momento, la Cancillería envió al Registro Nacional las actas y documentos de las sesiones de Consejo de Gobierno donde se dio el nombramiento para comprobar su autenticidad.
De comprobarse una ilegalidad en el proceso, el Gobierno estaría anulando la designación de Stagno, pero no será hasta finales de semana cuando el Registro entregue los documentos y se conozca la resolución de este caso.
“Hay un aprobación válida del nombramiento en Consejo de Gobierno, que para criterio de los abogados no requiere otros acuerdos para ser válido; sin embargo, tenemos la duda de que al haber quedado una solicitud escrita en ese momento de un ministro (Stagno) para su nombramiento, esto supusiera algún conflicto que conlleve a su nulidad. Estamos esperando tener todos los documentos y hacer todo el procedimiento desde el punto de vista jurídico”, añadió Castro.

Natasha Cambronero
[email protected]