Latinos gozan de nueva vida
Enviar

SALUD

Latinos gozan de nueva vida

Un alza del 41% en las donaciones de órganos en los últimos cinco años en la región, la convierten en el mayor incremento del planeta

Miles de latinoamericanos han terminado con una vida de espera, dolor e interminables sesiones en el hospital tras recibir un trasplante de órgano gracias a un alza del 41% en las donaciones en los últimos cinco años en la región, el mayor incremento del planeta.
La razón de esa buena noticia es la formación de equipos especializados y la cooperación internacional, en particular de España, el líder mundial en donaciones, según Rafael Matesanz, presidente de la Red/Consejo Iberoamericano de Donación y Trasplantes.
Blanca, una ecuatoriana jubilada, es una de las personas comunes que humaniza esas cifras. Después de seis años de espera sometida a diálisis, conectada “de por vida” a una máquina, como ella dice, ocurrió el “milagro” y el pasado febrero recibió un riñón.
En América Latina se realizaron unos 14 mil trasplantes de órganos el año pasado, casi dos mil más que en 2010, según datos de la Comisión de Trasplantes del Consejo de Europa.
Procedieron de donaciones de más de 4 mil personas fallecidas, una cifra que supone un crecimiento del 7% con respecto al año anterior.
En cambio, la Unión Europea, Estados Unidos y Asia están “prácticamente estancados”, según Matesanz, quien es fundador y director de la Organización Nacional de Trasplantes de España.
Uruguay es el líder de la región, con 20 donantes por cada millón de habitantes, seguido de Argentina con 14,9, Cuba con 11,3 y Brasil con 11,2, mientras que España tiene la mayor tasa mundial con 35,3, según el Consejo de Europa.
El año pasado los hospitales españoles batieron su propio récord al realizar 4.200 trasplantes, casi un 12% más que en 2010, según su Ministerio de Sanidad.
“Es resultado de una muy buena organización, y eso es lo que estamos trasladando a América Latina”, dijo Matesanz.
El médico achaca la mejora de las cifras en la región en parte a la colaboración de España, donde en los últimos siete años se han formado más de 300 profesionales que ahora son los directivos de los programas de donación de sus propios países.
Asimismo, más de 5 mil latinoamericanos han participado en los llamados “cursos de comunicación de malas noticias”, que enseñan cómo pedir a la familia de una persona que acaba de fallecer que done sus órganos.

Quito/EFE

Ver comentarios