Enviar
Viernes 2 Marzo, 2012

Latinoamérica y su contribución al desarme nuclear

Con motivo del 45° aniversario de la firma del Tratado para la Proscripción de las Armas Nucleares en la América Latina y el Caribe, Tratado de Tlatelolco, los Estados Partes realizaron un seminario internacional inaugurado por el canciller de Costa Rica, Enrique Castillo, en su calidad de presidente pro témpore del Consejo del Opanal. El propósito fue compartir opiniones y dialogar sobre el proceso de desarme nuclear y del régimen de no proliferación de esas armas. Asimismo, se reflexionó sobre cómo contribuir al establecimiento de nuevas Zonas Libres de Armas Nucleares (ZLAN), especialmente en el Medio Oriente. Acudieron a la cita, en la Ciudad de México, jerarcas de organismos internacionales (OIEA, ONU, CTBTO), ONG internacionales y representantes de 30 estados de diversas regiones del mundo, incluyendo la nuestra y de otras ZLAN. Entre estos, Kazajstán, Indonesia y Nueva Zelandia. También participaron representantes de los Países Bajos, Corea del Sur, Rusia y Estados Unidos. Estos dos últimos, estados poseedores de armas nucleares vinculados al Tratado de Tlatelolco mediante la firma de sus protocolos adicionales, en los que se comprometen, junto a Francia, Reino Unido y China, a respetar el carácter desnuclearizado de la ZLAN de la América Latina y el Caribe.
En este seminario, y en el acto conmemorativo que lo precedió, los Estados latinoamericanos y caribeños reafirmaron su convicción de que el Tratado de Tlatelolco sigue vigente y lo seguirá hasta que no se logre el desarme nuclear total y completo. También, manifestaron su compromiso de seguir consolidando las ZLAN y fortaleciendo la agenda política del Opanal, organismo que vela por nuestra zona al mismo tiempo que promueve la cooperación y coordinación entre las otras cuatro que hoy existen en el mundo. Tarea de grandes desafíos considerando que las cinco ZLAN suman 115 estados, el 60% del total de los Estados de la ONU.
El espíritu que prevaleció en las sesiones de 14 y 15 de febrero fue el de la renovación de la voluntad política que los estados de América Latina y el Caribe plasmaron en el Tratado de Tlatelolco, al crear, en 1967, la primera ZLAN en el mundo, en un territorio densamente poblado. Un hecho trascendente si tenemos en cuenta que medio siglo atrás, en el Caribe estuvo a punto de iniciarse una guerra nuclear entre las dos superpotencias de la época. Este es el legado que se conmemoró. Uno en favor de la paz y la seguridad regional y global, que no solo tuvo la visión del momento, de la coyuntura geopolítica propia de la Guerra Fría, sino que fue más allá al establecer en el Preámbulo del Tratado que las ZLAN son un medio para lograr un mundo libre de armas nucleares. 2012 y los años siguientes, serán de grandes desafíos para el Opanal y sus 33 Estados Miembros. Los grandes temas de su agenda están perfilados: continuar consolidando la ZLAN, fortalecer el régimen de no proliferación de armas nucleares e impulsar medidas concretas y efectivas hacia la eliminación total y completa de las armas nucleares. Todo ello inspirado en la certeza de que mientras existan estas armas en cualquier parte del mundo, la amenaza de guerra nuclear es para todo el planeta.

Embajadora Gioconda Ubeda
Secretaria General del Organismo para la Proscripción de las Armas Nucleares en la América Latina y el Caribe