Enviar
Björn Lomborg, fundador de Consenso de Copenhague, impulsa iniciativa para optimizar economía
Latinoamérica se ha dedicado a apagar incendios

• Sin priorizar, región está lejos de solucionar sus problemas, aduce experto

Ernesto José Villalobos
[email protected]

Hace cuatro años, el criticado pero también alabado estadista danés impulsó hasta su nacimiento una iniciativa que pretende aplicar el también suyo, principio de optimización del capital, a las economías latinoamericanas.
Durante su estadía ayer en San José, cuando encabezó la primera sesión de trabajo en seguimiento a la Consulta de San José, Björn Lomborg aseguró estar más convencido que nunca de la urgencia de abrir espacios de discusión que permitan aplicar soluciones reales a los problemas de cada día.

¿Cuáles son los principales pecados de los países latinoamericanos, en materia de globalización?
Latinoamérica sigue pensando que es cantera de materias primas, un granero o proveedor de mano de obra; sus gobiernos se mueven hacia fortalecer esas áreas y no consiguen ver más allá de ello. Durante décadas han dedicado sus presupuestos a “apagar los incendios” que esa mentalidad genera, sin preocuparse por planificar.

¿Cuán lejos están las economías que integran América Latina, de poder competir con los países grandes?
Sin priorizar, Latinoamérica está tan lejos de solucionar sus problemas, como los ingenieros espaciales de llegar a Marte… en autobús. Sin tener en cuenta que se debe optimizar el uso de los recursos, los gastos siempre van a dirigirse en la forma menos apropiada.

Según la Consulta de San José (2007), habrá que dar solución prioritaria a la problemática de la educación, democracia, la administración pública y los problemas fiscales. ¿Cuál es el más importante de ellos?
Sin temor a equivocarme y porque me respalda el criterio de los expertos que hemos reunido para analizar estos temas, debo señalar al área de la educación como uno de los principales generadores de complicaciones, pero sobre todo es hacia donde deberán dirigirse los esfuerzos por optimizar el uso de los recursos.

Sobre la misma línea de resolución de problemas, ¿funciona realmente la democracia?
Nadie, ni siquiera su más grande defensor, podría decir que la democracia sea el sistema perfecto. Sin embargo, comparada con los demás estilos de gobierno y convivencia social, hay que reconocer que ha mostrado muchas más virtudes.

Dentro de la búsqueda de soluciones integrales y duraderas que usted propone, ¿habrá que mejorar mucho a la democracia para que facilite los procesos?
Las administraciones que quieran sobresalir del resto, tendrán que hacer un esfuerzo importante en la modificación de los sistemas legislativos. Ahí es justamente donde se detectan muchos “embudos”, cuando de actuar pronta y efectivamente se trata.

Muchos de los partidos políticos han sido y son cuestionados, ¿en qué afecta esto al sistema?
Para que un régimen de partidos políticos sea bien reconocido, tanto los partidos como las elecciones en las que participan deben ser percibidos como legítimos, por la población; caso contrario habrá que hacer un esfuerzo sobrehumano para que haya credibilidad. En este momento, América Latina enfrenta un debilitamiento de la institucionalidad de los grupos políticos reconocidos.

¿Tres áreas específicas en las que debería enfocarse la región?
Primero, debería dejar de enfocarse en producir biocombustibles. Esto ha venido afectando el precio de la comida porque en lugar de alimentar a las personas, se pone esa producción en los tanques de los carros.
Segundo, hay que analizar muy bien el tema del cambio climático: no todo es tan trágico como se conoce.
Tercero, los gobiernos no deben seguir eligiendo las soluciones populares o atractivas sino que deben obligarse a hacer la pregunta, ¿dónde podemos hacer el mayor bien?

Si tuviera un momento para tratar de hacer recapacitar a los gobernantes latinoamericanos, ¿qué les diría?
Nadie dijo que gobernar fuera fácil pero, aunque un problema sea grande, si no tiene solución real y pronta, realmente no tiene ningún sentido enfocarse y mucho menos gastar recursos en él.
Ver comentarios