Logo La República

Miércoles, 19 de diciembre de 2018



GLOBAL


Latinoamérica lejos de los reflectores

Redacción La República [email protected] | Viernes 31 octubre, 2008



Latinoamérica lejos de los reflectores

Crisis económica en EE.UU. relegó a la región en pugna por Costa Rica

Eugenia Soto
[email protected]

Pocas han sido las ocasiones en que la región latinoamericana haya tenido mayor influencia en Estados Unidos.
Latinoamérica es su mayor proveedor foráneo de petróleo y un fuerte socio en el desarrollo combustibles alternativos. Es uno de los socios comerciales con un crecimiento más dinámico, también el origen de la mayor parte del narcotráfico destinado al mercado estadounidense.
La región también es la mayor fuente de inmigrantes, legales e ilegales.
“No solo Estados Unidos afecta a Latinoamérica, sino que cada vez más Latinoamérica forma a Estados Unidos también. Pero a pesar de estos lazos políticos, económicos y culturales cada vez más profundos, las políticas de Estados Unidos hacia la región siguen sin ser examinadas”, escribió Shannon K. O'Neill, analista del Council of Foreign Affairs de Estados Unidos, en un reporte sobre las relaciones con la región.
La política hacia la región, mantenida durante décadas por Estados Unidos, se basa en la tripleta de apoyo al comercio, erradicación de las drogas y la promoción de la democracia, según un reporte elaborado por el instituto de política internacional.
Los cambios experimentados por América Latina han sido profundos, y han resultado en desafíos complejos. Las economías se abrieron y las poblaciones son ahora más dadas al movimiento.
Sin embargo la pobreza, inseguridad ciudadana, e inequidad son problemas endémicos que limitan el crecimiento económico y permiten que las organizaciones ilegales florezcan (sea el narco o las maras), sostiene O'Neill en su informe.
A pesar de estas nuevas áreas de cooperación, la región se muestra pesimista con respecto a un cambio en la política de Estados Unidos, especialmente en un momento en que las relaciones con varios países latinoamericanos se han deteriorado.
De hecho la región asume que seguirá sin ser una prioridad para Estados Unidos gane quien gane las elecciones presidenciales del 4 de noviembre.
Una reciente encuesta de Gallup reveló que los latinoamericanos se decantan por el demócrata Barack Obama, que tiene un apoyo del 27% en México y Centroamérica, y del 31% en Sudamérica frente al 9% que logra John McCain, candidato republicano, en ambas regiones.
El sondeo refleja también un alto nivel de indiferencia ante el resultado, lo que se debe a que ninguno de los candidatos se ha interesado por Latinoamérica.