Latinoamérica elimina subsidios a combustibles, busca austeridad
Las movidas son parte de muchos líderes de América Latina que están revirtiendo años de políticas económicas. Bloomberg/La República
Enviar

Las principales economías de América Latina están disminuyendo gradualmente los caros subsidios a los combustibles, una señal de un cambio hacia la austeridad fiscal como secuela del colapso de las materias primas.

Brasil, Argentina y México se han unido recientemente a Colombia, llevando los precios de los surtidores a los niveles internacionales en una movida que, según Moody’s Investors Service, tiene un impacto positivo en la percepción del riesgo al fortalecer los presupuestos de los gobiernos. Hasta ahora, las políticas están sobreviviendo a las protestas callejeras en México y a las bajas tasas de aprobación en Brasil.

Productores controlados por el Estado, como Petrobras e YPF SA, han visto avanzar el valor de sus acciones al recortar los subsidios que las anteriores administraciones usaron para apaciguar la inflación y aplacar a los votantes.

Las movidas son parte de una historia más amplia de muchos líderes de América Latina que están revirtiendo años de políticas económicas populistas a fin de dominar los déficits fiscales y restaurar la confianza en sus economías.

“Estos países se encuentran bajo una enorme presión fiscal y están reaccionando a ella”, dijo Samar Maziad, analista de deuda soberana en Moody’s.

El presidente Mauricio Macri ha vuelto la economía argentina más competitiva desde que asumió el control en 2015, y el 8% de aumento en el precio de la gasolina este mes ha contribuido al reciente repunte bursátil de YPF, que llegó a su punto más alto en más de un año

México ha elevado los precios un 20% este mes mientras abre el monopolio estatal de Petróleos Mexicanos a la competencia extranjera. Se ha comprometido a eliminar completamente los subsidios a los combustibles a lo largo del año.

Incluso Venezuela, el mayor exportador de la región, con la gasolina más barata del mundo, elevó los precios de los combustibles por primera vez en casi dos décadas, el año pasado, aunque sigue costando solamente $0,15 llenar el tanque.

Colombia tiene la ventaja de haber comenzado a seguir los precios internacionales en 2008, un año en el que los subsidios al combustible contribuyeron a una contracción económica.

En Brasil, donde los subsidios drenaron aproximadamente $40 mil millones de Petrobras entre 2011 y 2014, el CEO Pedro Parente ha mostrado mayor independencia del Gobierno para fijar las tarifas del combustible. Bajo la conducción de Parente, la empresa formalmente conocida como Petróleo Brasileiro SA estableció una nueva metodología de precios en octubre y ha aplicado cinco ajustes desde entonces.

Esto está ayudando a la empresa a reconstruir su reputación tras el escándalo por corrupción y pérdidas multimillonarias causadas por inversiones no rentables.

Petrobras bajó el precio de la gasolina y del diésel un 1,4% y un 5,1%, respectivamente, a partir del viernes en respuesta a la moneda local más sólida. Los precios locales seguirán por encima de los niveles internacionales, dijo la compañía en un correo electrónico.


Ver comentarios