Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



ACCIÓN


Las travesuras de Odir

Gaetano Pandolfo [email protected] | Lunes 02 noviembre, 2015

Osvaldo Rodríguez lleva el balón, seguido por Jonathan Hansen, autores de los dos primeros goles del clásico provincial. www.imagenesencostarica.com/La República


¿Saben cuántos jugadores utilizó Odir Jacques ayer como defensas izquierdos? A cinco. José Sánchez (dos veces, al inicio de cada tiempo), Elías Aguilar, Randall Azofeifa, Kenny Cunninghan y Johan Condega.
Cuando sustituyó a Dave Myrie por Condega en el minuto 65, se dio el lujo de jugar mucho tiempo sin lateral izquierdo y su colega del León, no aprovechó ese espacio.
Y fue precisamente del minuto 65 al 71 que el campeón nacional le dio vuelta al marcador, con dos golazos, lo que provocó la reacción técnica de Hernán Torres, con los ingresos de Allen Guevara y Andrés Lezcano, que esta vez no rindieron dividendos.
El monarca mostró su casta, orgullo, nadó contracorriente pero salió victorioso del clásico provinciano, recortando a tres unidades la ventaja con su rival de ayer.
Fue un partido vibrante por ratos; tedioso otros minutos y que se fue desarrollando más al ritmo que le impuso la Liga, dado que les servía empatar y se pusieron arriba en la cuenta gracias a un obsequio del enemigo.
Herediano se paró en el Estadio Nacional al mejor estilo de su entrenador; es decir, un ordenado desorden: tres defensas centrales en línea: Myrie, Brown y Miranda, y José Sánchez ¿por la izquierda?
Dos medios de recuperación: Gómez y Granados; Randall Azofeifa de 10 y Elías Aguilar abierto en la franja derecha; Cunninghan a la espalda de Hansen.
Apenas pitó Walter Quesada, el monarca se le fue encima al felino y tres tiros de esquina seguidos lo probaron, pero como José no es defensa izquierdo, la Liga empezó su fiesta por ahí. Centró Ortiz y cerró Alonso al segundo palo y casi, enseguida, centró Matarrita y Osvaldo Rodríguez abombó las redes de cabeza con el 1-0.
De inmediato, Jacques pasó a Sánchez a la derecha y Cunninghan fue a la izquierda. Bólidos lejanos de Gómez y Azofeifa probaron los guantes de Pemberton, pero el meta manudo no pudo atajar el trallazo de Jonathan Hansen al minuto 21 desde 35 metros, a pase de José.
El clásico bajó su ritmo, aunque los erizos en piernas de Ortiz y sobre todo Ariel Soto tuvieron sus chances de gol, que sin embargo les llegó tras error garrafal del canalero Gabriel Gómez en el minuto 41. Leonel Moreira le sacó la bola en corto, el “Gavilán” se enredó en sus alas y lo madrugó José Guillermo Ortiz que venció al meta florense sin problemas.
El 2-1 le hizo daño a la Liga que se durmió en sus laureles, mientras Odir Jacques empezó temprano a mover su ajedrez.
En el minuto 53, Keven Alemán entra por Gómez y se ordena la retaguardia y en el minuto 20 entra Condega por Myrie, el cambio que le dio el vuelco al partido.
Quizá Torres tenía la intención de atacar por la derecha cuando Diego Calvo ingresó por un dormido Discua, pero el Herediano no le dio tiempo.
En el minuto 69 voló plomo sobre el marco de Pemberton; este rechazó de puños un mortero de Condega; después remató Granados y finalmente fue Keven Alemán el que metió una raya rasante que se fue a las redes con el empate.
Dos minutos después y en una acción que parecía intrascendente por su lejanía, el Team cobró un tiro libre en corto y de repente, Randall Azofeifa prendió un derechazo impresionante que quemó zacate y se coló la bola en el palo largo de Pemberton, tan impresionado por el fogonazo como el resto del estadio.
Sorpresivamente el marcador dio vuelta; Luis Omar Hernández entró a cuidar la ventaja, lógicamente que Alajuelense apretó y encerró al monarca en el tramo final del juego, con pases largos al área rival y por ahí, botaron a Jonathan McDonald dentro del área, pero el supuesto penal el árbitro Walter Quesada lo cambió por un fuera de juego que indispuso a toda la feligresía manuda.
Herediano cuidó la ventaja, ganó merecidamente y le impidió al líder volar más alto, reteniéndolo en la pista de salida del aeropuerto del invierno.