Las tareas del año nuevo
Enviar

“En el camino nos esperan discusiones fuertes, polémicas, pero necesarias”

Las tareas del año nuevo

La lista de tareas pendientes para el año que comienza es grande, por lo cual la firmeza con que la actual administración y el Congreso de la República asuman sus responsabilidades, delimitará el éxito o el fracaso que se pueda obtener durante los próximos 12 meses.
Tradicionalmente el segundo año de una administración es el que debe ser aprovechado para comenzar a cosechar lo que se sembró al asumir el poder. El primero siempre sirve de simple acomodo, el tercero puede delimitarse como una continuación de la curva de ascenso y el que marca el punto en que se comienza a descender, mientras que el último es casi siempre absorbido por el periodo electoral.

En este escenario, 2011 debe marcar diferencia en el camino de la administración Chinchilla, o de lo contrario, correrá el riesgo de pasar a la historia únicamente como la primera mujer en alcanzar el gobierno… y nada más.
Como país no queremos que esto ocurra, por lo que las decisiones para acomodar lo que esté desacomodado deben ser impostergables, la firmeza para cambiar lo que haya que cambiar debe sobresalir, y el valor para lijar o eliminar aquello que herrumbre su visión tiene definitivamente que predominar.
Firme y honesta, rezaba su eslogan de campaña. Hoy más que nunca el pueblo costarricense necesita de esa firmeza y reclama esa honestidad con cada una de las decisiones que se tomen en adelante.
En el camino nos esperan discusiones fuertes, polémicas, pero necesarias. Existe un plan de reforma a la Ley de Tránsito que no avanza, pero que requiere ser promulgado. Hay quienes piensan que una reforma fiscal es necesaria, pero sin el adecuado diálogo y coordinación con el Congreso esta no llegaría muy lejos, lo mismo que una eventual reforma eléctrica.
Se quiere mejorar la competitividad y la reactivación económica, pero no se puede descuidar el combate a la delincuencia, batalla que aún está lejos de ser ganada.
Las tareas del Nuevo Año son sin duda muchas. Confiamos en que en un año, cuando hagamos de nuevo la valoración de lo que fue 2011, el recuento nos abra las puertas a nuevas tareas, y no a una simple repetición de las actuales.

Ver comentarios