Logo La República

Sábado, 22 de enero de 2022



ESTILO EJECUTIVO


Las “selfies” y las posibles secuelas mentales

Redacción La República redaccion@larepublica.net | Martes 18 febrero, 2014

Internet / La República


2013 Selfie fue nombrada la “palabra del año 2013” por los diccionarios Oxford de lengua inglesa


REDES SOCIALES

Las “selfies” y las posibles secuelas mentales

Publicar fotos para buscar la aprobación de los colegas está en la naturaleza del hombre

La moda de autorretratarse con el móvil (“selfie”) y colgar el resultado en la red puede acarrear problemas mentales, como depresiones o paranoia, si no se obtiene el reconocimiento del público, advierte una doctora tailandesa.

“Prestar demasiada atención a las fotografías publicadas, controlando quién las mira o a quién le agrada o quién comenta, con la esperanza de lograr la mayor cantidad posible de ‘me gusta’ es un síntoma de que las ‘selfies’ están causando un problema”, declara la especialista Panpimol Wipulakorn, del departamento tailandés para salud mental.
La experta señala que tales comportamientos podrían derivar en problemas cerebrales en un futuro, especialmente aquellos relacionados con la falta de confianza hacia uno mismo.
“Las ‘selfies’ causan un impacto en la vida de cada individuo. Publicar fotos para buscar la aprobación de los colegas está en la naturaleza del hombre. Si la gente hace una cosa y logra una pequeña recompensa, volverá a repetir el acto”, explica la doctora.
Sin embargo, esta recompensa, que es lograr la aceptación social, tiene diferentes efectos dependiendo de la persona: algunos se contentan obteniendo unos pocos “me gusta”, mientras otros “necesitan” lograr todos los que puedan y se vuelven “adictos” a este reconocimiento social, desgrana Panpimol.
Aquellas personas que no logran la cantidad de apoyos esperados optarán por publicar una nueva instantánea, pero si la respuesta continúa siendo negativa podría dañar la confianza de la persona o crear pensamientos negativos hacia uno mismo.
La seguridad y autoestima son cruciales en el desarrollo de las personas para alcanzar la felicidad y la satisfacción personal, apunta la doctora.
Su carencia, no obstante, causa nervios, dudas y la infelicidad del individuo, que podrían desembocar en problemas mayores como la paranoia, depresión, comportamientos celosos y personalidad susceptible.
“No creo que vaya a tener ningún problema en el futuro por compartir mis fotos con mis amigos. Siempre hace ilusión ver que a muchas personas les gusta lo que compartes en ‘Facebook’ o ‘Instagram’, pero a mí no me obsesiona”, declara Sirirat Suakaewnoy, estudiante de comunicación en Bangkok.

Bangkok / EFE

 





© 2022 Republica Media Group todos los derechos reservados.