Enviar

Aunque Costa Rica no cree en sus micro y pequeñas empresas, otros ven este sector, en Latinoamérica, como eficiente mecanismo para recuperar la movilidad social

Las pymes siguen esperando

Mientras las micro y pequeñas empresas de muchos creativos y emprendedores costarricenses siguen sin poder despegar en muchos casos, por falta de adecuadas condiciones de crédito, acompañado con asesorías para la buena administración y uso de las modernas tecnologías, el dinero de Banca para el Desarrollo, suponemos, sigue estancado en los bancos.
Al menos esta es la queja constante de estos pequeños empresarios que no pueden acceder al crédito que necesitan, por poco que sea.
No obstante, y aunque Costa Rica no cree en sus micro y pequeñas empresas, otros ven a ese sector, en la región latinoamericana, como un eficiente mecanismo para recuperar la movilidad social, tan necesaria.
Así lo ha dicho la CEPAL en la IV Reunión Ministerial de la Iniciativa Caminos a la Prosperidad en las Américas, que se realizó el miércoles 5 de octubre en República Dominicana.
Ellos piensan que trabajar en la inclusión y promoción de las micro y pequeñas empresas es una vía excelente para reducir la desigualdad en la región.
Nosotros agregamos que hacerlo es evitar el desempleo y el incremento de la pobreza que funcionan como caldo de cultivo en donde prenden con mayor facilidad la drogadicción y la delincuencia.
Se habló en aquella ocasión de “la vitalidad, energía y capacidad de respuesta de los países latinoamericanos y caribeños, cuando la creatividad y la voluntad política y económica se alinean para promover un desarrollo con igualdad”.
Pero ese alineamiento, al menos en Costa Rica, no se ha visto y las micro y pequeñas empresas esperan aún por el apoyo, prometido pero no cumplido para la mayoría de las que lo necesitan, que podría haber significado el impulso requerido para ser no solo productivas sino exitosas.
Son necesarias las políticas de Estado para un verdadero apoyo a las pymes y para reducir las brechas de productividad y desempeño entre las grandes empresas y las mipymes, se dijo en el mencionado encuentro. Costa Rica no ha dado muestras de reacción oportuna y adecuada aún en este sentido, a pesar de que ese sector podría constituirse en fuerte contribución a la economía nacional.
¿Habrá verdadera voluntad política? ¿Habrá desentrabamiento para el dinero destinado a las pymes? ¿Habrá reales asesorías y apoyo en las áreas administrativas para quienes, entre ellas, lo necesitan? O seguirán las promesas y las excusas frenando su desarrollo.


Ver comentarios