“Las personas son mejores si hacen lo que les gusta”
Enviar

Laura Astorga

“Las personas son mejores si hacen lo que les gusta”

Venció una discapacidad y las limitaciones sociales de ser mujer, por sus metas

El Conservatorio de Castella le sirvió de inspiración para guiar su camino hacia el arte, desde los 13 años y tras compartir con un estudiante de cine en Cuba,

201311222302521.n22.jpg
Prefiero el gozo de mi talento que los privilegios económicos, indicó Laura Astorga, directora y guionista. Esteban Monge/La República
Laura supo que el sétimo arte podía contar las historias que escribiría como guiones.
Su película “Princesas rojas” actualmente en cartelera, es el resultado de una lucha de casi diez años, que nació de la mano con la maternidad y contra la distrofia muscular que padece.
Esta directora de casting, guionista y directora de cine costarricense aconseja a los jóvenes que no se dejen frustrar y que mezclen los sueños con el trabajo para que logren ser felices.

¿Cómo fue su inicio profesional?
Trabajaba como voluntaria en proyectos relacionados con cine, pues en la mayoría de los casos no había presupuesto para eso, después empecé a trabajar como directora de casting para comerciales y guionista en los primeros años de la serie de televisión “La Pensión”.

¿Usted trabajaba por amor y sin paga?
Cuando uno es joven trabaja como amateur, y eso en francés significa amador, es decir que uno trabaja por amor, uno hace esto no porque es pagado o profesional, sino porque lo ama, así es como se empieza en esta artesanía que es hacer cine.

¿Se puede vivir de hacer cine en Costa Rica?
No, se puede vivir de otras cosas que van de la mano como dirigir actores, hacer comerciales, pero jamás del cine exclusivamente, en mi caso mi esposo me apoya económicamente.

¿Qué sacrificó para ser directora de cine?

201311222302520.n2.jpg
Muchas cosas, tomar la decisión de renunciar a la estabilidad económica de un puesto seguro por vivir mi sueño, el no tener dinero para irme de vacaciones todos los años fuera del país, por ejemplo.

¿Cuáles fueron los primeros guiones que escribió?
Un corto llamado “Dos millones de historias”, una drama mudo sobre un asesinato, y “Ellas se aman”, es un cortometraje de dos chicas que trabajan en una maquila.

¿Cuáles son las limitantes para los cineastas en el país?
Mostrar el trabajo, porque cuando uno tiene la película en la mano, cuesta mucho ponerla en los cines, las empresas la colocan en cartelera mientras hay cierta cantidad de gente que la vea, es muy difícil pues aún no hay cultura por el cine nacional, aunque el apoyo ha aumentado.

¿Cómo fue el proceso de producción de una película?
En mi caso fue de casi diez años, pasé días enteros escribiendo en pijamas, otras semanas en casting y después me la pasaba en posproducción por semanas.

¿Cómo consiguió el dinero para crear la película?
Los fondos los obtuve porque me asocié con dos productoras, Marcela Esquivel y Aldrina Valenzuela, las tres teníamos que reunirnos con empresas para buscar patrocinio.

¿Cómo combinó la maternidad con su profesión?
Ser madre es un proceso muy cansado, le das tu vida a ese hijo porque estás pendiente de ese ser humano, por eso muchas mujeres posponen sus sueños, pero deben encontrar la forma de hacerlo funcionar, porque las mujeres dejamos de lado las metas propias por cumplir las de otros.

¿Considera que ser mujer le puso más obstáculos?
Ser mujer es un motivo de discriminación, por eso les digo a las jóvenes que sean agresivas, porque los sueños también son un mandato. Es importante que sepamos que debemos hacer un esfuerzo extra.

¿Cómo logró superar su discapacidad?
Tengo una enfermedad llamada distrofia muscular, es una discapacidad para los demás, pero no para mí, casi siempre me estoy cayendo y necesito usar un bastón cuando camino en áreas abiertas, para la sociedad es más importante que yo este haciendo un trabajo pequeñito, pero elegí hacer algo enorme.

¿La película “Princesas rojas” es autobiográfica?
Sí, es la historia de mis hermanas y yo, se trata de la separación de los padres vista desde los ojos de unas niñas de siete y nueve años, está ambientada en los años 80 con un enfoque político, donde los padres hacen trabajo de inteligencia para la izquierda de Centroamérica, en la revolución sandinista.

¿Que aconseja a los jóvenes con sueños no tradicionales?
Que combinen sus pasiones, una persona puede soñar con ser actriz, pero también estudiar una carrera más tradicional y vivir ambos gustos, sin sacrificar uno de ellos.

¿Cuán peligrosa es la frustración por no alcanzar una meta?
Si una persona está frustrada porque no hace lo que le gusta, eso le va a restar para cualquier otra cosa que haga, nunca lo va a hacer con amor o entrega, eso te apaga la llama interior.

201311222302520.n222.jpg
Hay mucha discriminación hacia las mujeres solo por ser mujeres, explicó Laura Astorga, directora y guionista. Esteban Monge/La República

Angie Calvo
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios