Enviar

¿Las nuevas formas de ahorro?

En días pasados tuvimos la oportunidad de comentar acerca de lo difícil que se hacía para la banca adaptarse a los cambios que el mercado estaba experimentando, no solamente por la potencialidad de una recaída de la crisis actual, sino por las nuevas tendencias que se estaban presentando.
En Chile las cooperativas de ahorro y los fondos mutuales o mutuos, tuvieron un papel de suma importancia en el desarrollo del país, generando una fuente de ahorro importante para el país.
Este efecto se repitió en Colombia y Perú, que en los últimos diez años generó un impulso del ahorro interno de más del 300% y el 400% respectivamente, generando una base de desarrollo importante para los mercados de esos países.
El gran impacto de esta situación fue, en especial, la inclusión al sistema financiero de un grupo importantísimo de personas de los estratos sociales más bajos, que comenzaron a verse beneficiados casi de manera inmediata por tener acceso al sistema, además de permitir una captación de fondos impresionante.
Solo a manera de ejemplo, para no entrar en demasiado detalle técnico, la captación promedio de estos sectores de menores recursos (según data tomada de los respectivos Bancos Centrales y cálculos propios), en los países antes nombrados fue cercana al 5% de la base monetaria, que es la cantidad de monedas y billetes físicos que circula en la economía.
Esta base monetaria por el efecto del crédito y del sistema financiero se expande, ya que, por ejemplo, el salario que cobra una persona no lo recibe en efectivo, sino que se lo depositan en el banco y desde allí lo utiliza pero físicamente nunca lo ve, este es un dinero que expande el sistema por su propia dinámica.
La expansión antes mencionada generalmente tiene una relación de 1 a 3,5; es decir, por cada colón de base monetaria, el sistema lo expande a 3,5 colones. Si partimos que la recaudación antes nombrada fue del 5% eso implica que la cantidad de dinero que representa en la economía esa captación es del 17,5% del total. Un número nada despreciable.
Todo el comentario anterior llama la atención al ver lo que está ocurriendo en la economía estadounidense, donde las cooperativas de ahorro y préstamo han comenzado a tomar cerca del 4% de las captaciones totales del sistema, ya que el americano promedio o bien tiene miedo a la banca o está en la búsqueda de nuevas formas de ahorro.
Todo pareciera indicar que hay un potencial mercado muy atractivo en este tipo de instituciones que a todas luces se ven que toman más fuerza.

Alfredo Puerta, MBA
[email protected]
Twitter: @alfredopuerta

Ver comentarios