Enviar
Viernes 16 Septiembre, 2011

Las enfermedades crónicas y el Proyecto de Ley 17777

Durante las últimas semanas la prensa ha informado a la ciudadanía de los cambios demográficos que ha sufrido la población costarricense y de las principales causas de mortalidad de la misma.
Hoy sabemos que la población de adultos mayores se ha incrementado sustancialmente y que las malformaciones congénitas, la prematuridad y los accidentes representan un porcentaje muy importante en las causas de mortalidad en la población pediátrica.
Esto es importante porque la incidencia de las enfermedades crónicas, tanto en los adultos como en los niños, se ha incrementado, lo que conlleva a la necesidad de encontrar nuevos y mejores tratamientos para el control de dichas enfermedades.
El desarrollo y aprobación de nuevos medicamentos es un proceso largo y costoso; sin embargo, es un proceso altamente regulado por las autoridades de salud y los Comités Etico Científicos teniendo siempre prioridad la seguridad y el respeto hacia los pacientes. El principal objetivo de los estudios clínicos es lograr demostrar la seguridad y efectividad del nuevo tratamiento o medidas preventivas, los cuales una vez aprobados van a reducir enfermedades que afectan a determinada población o van a beneficiar a la población de pacientes que padece la enfermedad que se investigó, mejorando así la sobrevida y calidad de vida de los mismos.
Si bien es cierto, la mayoría de los estudios clínicos se llevan a cabo bajo el mismo protocolo de investigación simultáneamente en diferentes países, tanto desarrollados como menos desarrollados, hay situaciones en las cuales la patología en estudio es más prevalente en cierta zona geográfica. De ahí la importancia de realizar investigaciones en la población costarricense. Como médico me es fácil saber lo que habría pasado con la mayoría de los pacientes con cáncer, enfermedades hematológicas, artritis reumatoide, por citar algunas, si no se hubieran comercializado medicamentos nuevos en los últimos años; la mayoría habría fallecido a edad temprana o viviría con secuelas importantes que comprometerían su calidad de vida.
Desafortunadamente la discusión del Proyecto de Ley 17777, que tiene como objetivo regular la Investigación Biomédica en Costa Rica, ha entrado en un estado de parsimonia, a pesar de estar discutiéndose en el país desde hace más de 11 años y de ya haber sido aprobado por unanimidad en la Comisión de Asuntos Sociales de la Asamblea Legislativa de nuestro país con el voto favorable de los señores diputados representantes del PLN, PAC, PUSC y ML. La mayoría de las señoras diputadas y diputados comprenden la necesidad de que este proyecto se apruebe lo antes posible pero una minoría, aparentemente no lo considera prioritario. Lo deseable sería que se piense primero en los enfermos a los que se les está limitando el acceso a tratamientos novedosos, quienes al final son la prioridad de nosotros los médicos que nos dedicamos a la investigación biomédica.

Arturo Abdelnour
Pediatra inmunólogo - Investigador asociado
Instituto de Atención Pediátrica
[email protected]