Enviar
Entrevista a Mathew Sullivan, director de la Bolsa Nacional de Valores
“Las empresas están perdiendo dinero innecesariamente”
Contratos para cubrir los riesgos de cambios en dólares, euros y tasas continúan sin ser demandados

Juan Pablo Arias
[email protected]

Los movimientos irregulares del tipo de cambio en las últimas semanas alimentan las posibilidades de que tanto importadores como exportadores se interesen en derivados cambiarios, para protegerse de las fluctuaciones en el precio de la divisa.
“El problema es el desconocimiento de los instrumentos, a pesar de que estos son muy sencillos”, manifestó Mathew Sullivan, director de la Bolsa Nacional de Valores (BNV), quien conversó con Inversionista.

¿Cuál ha sido el trabajo de la BNV en la creación de derivados cambiarios?
En 2009 se diseñó y lanzó un marco regulatorio para un derivado sencillo, el cual funciona para diferentes tipos de coberturas. Este derivado tiene la estructura utilizada en los mercados internacionales de derivados, pero se le hicieron algunos cambios para atender las realidades del mercado de Costa Rica. Por ejemplo, su tamaño es más pequeño ya que no cubre millones de dólares, pero sí $10 mil o ¢5 millones contra fluctuaciones en el tipo de cambio.

Estos se llaman Contratos de Diferencia y ya están disponibles para proteger a las empresas contra los cambios del dólar frente al colón, y el euro frente a la moneda nacional. Además, tenemos contratos para cubrir riesgos de tasas de interés. El diseño lo definimos en conjunto con los bancos y los puestos de bolsa para que fueran lo más sencillos posibles.

¿Qué hace falta para que se desarrolle el mercado de estos instrumentos?
Bueno, los instrumentos ya existen, pero hemos visto solo tres operaciones hasta la fecha. Varias empresas nos cuentan que no han utilizado los instrumentos por falta de experiencia práctica y de confianza para meterse con estos. Esta inexperiencia afecta sobre todo a los departamentos financieros y legales de las compañías

Es una lástima, porque las mismas empresas están perdiendo dinero innecesariamente. Con un poco más de coraje y menos miedo a lo desconocido, los empresarios pueden adelantarse a lo que ocurre en el mercado cambiario. Actualmente solo los puestos de bolsa BCT y BCR tienen la autorización para negociar con estos instrumentos. Esperamos ver más puestos buscar la autorización.

A partir del comportamiento reciente del tipo de cambio, ¿cómo se beneficiaría el mercado con estos instrumentos cambiarios?
Los beneficiarios principales serán los exportadores e importadores, quienes podrán utilizar los contratos para fijar un tipo de cambio para el futuro y evitar pérdidas innecesarias. Estas empresas no están en el negocio de especular sobre el tipo de cambio, pero lo hacen todos los días. Con los instrumentos de la Bolsa, podemos ayudar a estas compañías a eliminar ese riesgo y así poder concentrarse en sus planes y presupuestos.

¿En qué proyectos trabaja la Bolsa en la actualidad respecto a este tipo de productos?
El trabajo ahora es educar y hacer saber a los dueños de las empresas que las pérdidas por movimientos en los tipos de cambio son innecesarias. Por ello, si un accionista, propietario o presidente de la junta observa pérdidas por tipo de cambio en los estados financieros, debe preguntar al gerente financiero por qué dejó que esto ocurriera.

A raíz de la crisis financiera de 2009, ¿cómo se visualiza la regulación futura de estos productos cambiarios?
Los derivados sencillos son herramientas para evitar riesgos y no crear nuevos. La raíz de la crisis se dio en dos cosas principalmente.
Uno, en instrumentos con estructuras exóticas que cortaron, repaquetearon y recortaron riesgos, sobre todo aquellos relacionados con créditos. Segundo, eran incentivos incorrectos para las personas, quienes crearon y vendieron esos instrumentos.
Los contratos de diferencia de la Bolsa no sufren esas debilidades: tienen estructuras sencillas y fijas y los incentivos son transparentes.

¿Cómo avanza el proceso de integración con las bolsas de Panamá y El Salvador? ¿Qué está listo y qué hace falta?
La Alianza de Mercados Centroamericanos (AMERCA) sigue adelante, aunque un poco más despacio de lo que quisiéramos. Dimos un paso adelante muy importante en 2009 con el acuerdo de un modelo de regulación compartida entre los reguladores de los países de AMERCA. Hoy estamos hablando con el Banco Interamericano de Desarrollo para lograr su apoyo en una nueva fase del proyecto, en la cual implementaremos nuevas regulaciones basadas en ese modelo. Con ello, podremos avanzar en la implementación de los demás hilos de actividad: sistemas comunes, reglas y estructuras comunes de los mercados, liquidación y custodia y gobierno corporativo de la alianza.

¿Cuál es el pronóstico para 2010 en términos de crecimiento de la Bolsa Nacional de Valores?
Será un buen año para las empresas y los inversionistas. Para los emisores que quieren acceder a dinero disponible a través del mercado, las condiciones en 2010 son mejores que en años anteriores, tanto en términos de liquidez como en tasas disponibles.
Por eso, ya estamos hablando con un buen número de empresas que van a entrar al mercado por primera vez este año, incluyendo la posibilidad de ver nuevas acciones. Además, en el mercado de oferta pública estamos finiquitando el lanzamiento de un proyecto muy ambicioso para impulsar el mercado MAPA. El objetivo es ayudar a las medianas empresas a prepararse para atraer el capital que requieren para sus emprendimientos.
Ver comentarios