Las dos caras de la moneda
Enviar

Las dos caras de la moneda

En las últimas columnas hemos estado hablando de la situación económica y algunas personas me han preguntado ¿por qué es tan importante para los inversionistas, en especial en estos momentos entender el problema económico?
La respuesta a primera vista es bastante obvia, sin saber hacia dónde perfila la economía, no se puede tener una idea de cómo proceder para invertir, lo cual limita la capacidad de reacción ante eventualidades y sobre todo no permite lograr los objetivos planteados.
Hay que recordar que todos los inversionistas persiguen en primera instancia dos objetivos: disminuir el riesgo y maximizar la ganancia. Esto que si bien luce muy simple es en realidad muy complejo, ya que para poder lograrlo hay que tener definido muy claramente el objetivo y la estrategia de la inversión.

En estos momentos que la economía está muy susceptible a cualquier tipo de cambios, desconocer al menos lo que ocurre actualmente en a economía, es como manejar a alta velocidad, con los ojos vendados.
Lo interesante de este momento, es que hay países cuyo desempeño había sido impecable, como es el caso de Brasil que ahora se mantiene a la expectativa de una posible disminución en el respaldo de moneda o el de Chile cuyos indicadores económicos de principios de año eran muy atractivos y ahora lucen bastante afectados y con tendencia a la desaceleración.
En vista de lo anterior, los inversionistas deben estar mucho más preparados ya que si sus posiciones son de largo plazo deben estar muy bien diversificadas para no afectarse en el corto plazo por el efecto del llamado ruido de mercado, que no es otra cosa que la volatilidad ocasionada por el temor a los eventos inmediatos.
Si por el contrario la decisión es de corto plazo, debe ser muy precisa la selección de los productos de inversión, ya que como mencionamos antes, al existir tanta expectativa, la volatilidad del corto plazo puede hacer que las posiciones pierdan valor muy rápidamente.
Es por ello que existen visiones diferentes donde se piensa que ahora es el momento de comprar porque la volatilidad favorece la caída de los precios y por ende oportunidad de compra, lo cual es muy cierto si la estrategia es de largo plazo; pero por el otro lado, las posiciones mantenidas al día de hoy y las de corto plazo, ven con preocupación la volatilidad.
Si bien es cierto que no es posible predecir a ciencia cierta el futuro, lo que sí es posible es ver el desenvolvimiento de las situaciones en los países; por ejemplo, la potencial crisis que pudieran presentarse en la economía de Honduras y El Salvador, que si bien no es posible afirmar, tampoco se puede descartar que ocurran.

Alfredo Puerta, MBA
[email protected]
Twitter @alfredopuerta


Ver comentarios