Enviar
Sábado 5 Diciembre, 2009

Las alternativas para combatir el desempleo

El Premio Nobel de Economía Amartya Sen dice que:
“El desempleo no representa simplemente una carencia de ingreso que puede ser compensada mediante transferencias del Estado, sino que es también fuente de efectos debilitadores de largo alcance sobre la libertad individual, la iniciativa y las destrezas. Entre sus múltiples efectos, el desempleo contribuye a la exclusión social de algunos grupos y conduce a pérdidas de la confianza en sí mismos, de la capacidad de autosustentación y de la salud física y mental”.
¿Cómo se defienden los trabajadores de esa lacra que es el desempleo? La gama de posibilidades es restringida:

  • Desplazamientos del sector formal al informal, sobre todo de mujeres y jóvenes. El problema mayor es que el sector informal, sobre todo de ventas ambulantes ya está saturado. De hecho los mayores niveles de desempleo y subempleo afectan a los jóvenes de ambos sexos y a las mujeres. El sector informal alcanza ya un alarmante 32,7%

  • Estrategias de supervivencia por la vía de generación de ingresos familiares, con la participación de mujeres y niños, sobre todo en las áreas rurales y urbano marginales.

  • Reducción del consumo de las familias y dentro de las familias esta reducción es asimétrica, la sufren más las mujeres y los niños.

  • Las políticas públicas tienen un marco restringido para contribuir a minimizar los efectos de la pérdida de empleo y para potenciar la creación de nuevos puestos.

  • Los subsidios al desempleo en un contexto en que disminuye la recaudación fiscal del Estado son medidas que deben ser muy selectivas, de corto plazo y por montos que no hagan atractivo permanecer en el desempleo.

  • Las transferencias condicionadas para complementar las necesidades familiares son subsidios que requieren estrategias para contribuir realmente a que la gente salga y se mantenga fuera de la pobreza. Existen experiencias exitosas en Brasil y Chile, que pueden servir de guía al país.

  • En algunos países puede utilizarse el gasto público de inversión en infraestructura para generar empleo intensivo, pero este tipo de empleo solo atrae a una población que ya está sumida en la pobreza o en los límites de la pobreza. Para el caso de Costa Rica es previsible que un empleo de este tipo atraería a la población migrante e incluso puede promover nuevas migraciones de países vecinos hacia el nuestro.
  • Programas de becas para la capacitación-empleo, pero este tipo de iniciativas para ser exitosas en el mediano y largo plazo tienen que responder a lo que realmente es o será la demanda del mercado de trabajo en el mediano y largo plazo y eso requiere un análisis permanente de la economía y su relación con el mercado de trabajo.

  • Subsidios temporales a las empresas que generen nuevos empleos verificables.

De crucial importancia es un cambio sustancial en las prioridades y la capacidad técnica del Ministerio de Trabajo y el INA, así como la creación de Observatorios Dinámicos que monitoreen las tendencias de la inversión privada para sincronizar sus necesidades de mano de obra con la formación y capacitación pertinentes.
Es obvio que todas estas medidas suponen romper los ritualismos burocráticos, crear nuevas capacidades y forzar los cambios hacía adelante. Las lógicas inerciales de manutención del statu quo, solo logran que sigamos marcando el paso en el mismo sitio y en el momento actual, todos los sistemas que no avanzan, retroceden.

Janina Fernández Pacheco
Socióloga