Logo La República

Viernes, 16 de noviembre de 2018



BLOG


Las metas de año nuevo

Laura Centeno [email protected] | Lunes 18 junio, 2018


Estamos a mitad de 2018 y es momento perfecto para revisar qué ha pasado a medio camino y qué tanto hemos avanzado en nuestros propósitos de vida.

A final y principio de cada año, hacemos la famosa lista de objetivos y metas por cumplir para mejorar personal, profesional, académica, física y emocionalmente en el año naciente. Así que hoy, a mitad de camino es el momento perfecto para evaluar qué tanto hemos avanzado, qué situaciones han cambiado de tal forma que algún objetivo que teníamos, ya lo cumplimos o definir si será mejor hacerle modificaciones a esa lista.

Después de revisar mi lista, me doy cuenta de que algunos propósitos no serán posibles salvo que me gane la lotería, por lo cual decidí hacerle unos ajustes y mover los plazos de cumplimiento porque hay que tener claro lo que es prioritario y urgente.

Otro de mis objetivos, no depende directamente de mi, sino de cicunstancias externas, así que lo eliminé de mi lista de objetivos ya que no tiene mucho sentido, es más un sueño que otra cosa, por lo cual, decidí hacer una lista de anhelos por aparte. Soñar es bueno, pensar en positivo es necesario y tener fe en que los deseos del corazón concreten es indispensable para darnos fortaleza en momentos dificiles. Lo dejé  por escrito, lo mantengo presente y me visualizo como si ya lo hubiera alcanzado, aplico la famosa ley de la atracción.

Felizmente en otros aspectos de mi vida he logrado cumplir con 4 de mis objetivos propuestos y eso me motiva mucho más a seguir poniendo mi esfuerzo en mantenerme disciplinada, enfocada y seguir trabajando por más. Otro está en proceso pero con trabajo constante, por lo cual también me alegro, no he desertado.

Si hay objetivos que ya no tienen tanta importancia, debemos plantearnos si es mejor eliminarlos o modificarlos. Si existen asuntos importantes que no están ejecutándose, es necesario arrollarnos las mangas y dar gracias a Dios por permitirnos hacer reflexión hoy  y darnos 6 meses más de plazo para trabajar más intensamente en lo que sigue pendiente por alcanzar.

No nos demotivemos, todavía hay tiempo. Hagamos nuestro máximo esfuerzo pero tratémonos con compasión y seamos bondadosos con nosotros mismos. No nos sobreexijmos más allá de nuestras capacidades, seamos flexibles para hacer los ajustes necesarios, librémonos de culpas, trabajemos en nuestra agenda y actividades diarias a alcanzar eso que deseamos  y administremos nuestra vida con sabiduría, que nuestra motivación interna sea nuestro superpoder.

¡Muchos éxitos!