Enviar
Las grandes decepciones

Santiago Aparicio
EFE

Pekín- El final de la supremacía de Estados Unidos, tradicional dominador en el medallero, el escaso relumbrón del bronce del fútbol brasileño y la desaparición del suizo Roger Federer del podio de tenis, son algunos de los sinsabores de los Juegos Olímpicos, que históricamente reparten gloria y reveses entre sus atletas.
Las pruebas que tr
adicionalmente han amparado el papel de Estados Unidos, como el atletismo, la gimnasia y o el boxeo, han dado la espalda a su actuación global.
Tyson Gay, campeón mundial de 100 y 200 metros, fue uno de los fracasos sonoros. Quedó fuera de la final olímpica de la primera distancia al clasificarse quinto en la segunda semifinal.
El fracaso en el sector de velocidad se suma al de Bernard Lagat, que llegó a Pekín como campeón mundial de 1.500 y 5.000 y fue eliminado en las semifinales de la primera prueba.
En fútbol, se esperaba con expectación la puesta en escena de Brasil, que recurrió a sus miembros más mediáticos para terminar con el dominio de Argentina, campeón en Atenas 2004.
Ronaldinho y compañía no fueron capaces de alterar la historia y su bronce resultó poca cosa ante las expectativas generadas.
En tenis, el suizo Roger Federer, que llegó a Pekín para agotar sus últimos días como número uno del mundo, quedó prematuramente fuera de la lucha por los metales. Cayó en cuartos de final y ni siquiera estuvo en el tramo final de la competición.
Para México, la actuación de Everardo Cristóbal, campeón mundial de canotaje en 2006, fue decepcionante. Quedó fuera de las finales.
Para China, la decepción no llegó en resultados, sino por el abandono antes de comenzar del atleta Li Xiang. El campeón olímpico y mundial de los 110 metros vallas no pudo ni siquiera correr la primera eliminatoria y tuvo que abandonar.
La afición china llevaba días esperando la comparecencia de una de las grandes referencias del deporte del país, quizá el icono por excelencia.
Ver comentarios