Enviar
Lunes 17 Marzo, 2008

Las empresas tienen un rol vital en la sostenibilidad


Si bien la preocupación por el ambiente siempre ocupó un lugar en la mente de los empresarios, los acelerados cambios del clima en los últimos años incrementaron el interés por evaluar el impacto de sus operaciones o negocios sobre la naturaleza.
En el último siglo, el cambio climático se manifestó de forma apresurada y en las últimas décadas fue cada vez más palpable su impacto sobre la vida del planeta. Con asombro vemos cómo se derriten los glaciares de América del Sur y cómo cada día se reportan más especies en peligro de extinción, debido al aumento de las emisiones de gases que causan el efecto invernadero.
Ante este panorama tan sombrío, las industrias deben incentivar a la sociedad a revertir el problema por medio de la implementación de programas de protección del ambiente.
El volver la vista hacia el ahorro de todos los recursos disponibles debe formar parte del desarrollo y crecimiento de las empresas. Esa misión es parte de la responsabilidad social y, además, puede significar un aumento en la eficiencia de las empresas.
La responsabilidad debe basarse en tres principios básicos: A) Reducir el consumo, el desperdicio, el gasto y la basura que tiramos, etc. B) Reutilizar: todos los materiales que se pueda, apelando a la creatividad de los colaboradores. C) Reciclar: la basura de unos se convierte en la materia prima de otros.
Todos debemos tener como prioridad que el ahorro de energía es el primer paso para lograr un cambio en los problemas ambientales.
Las empresas de todo el mundo deben unir esfuerzos para lograr un entorno más saludable.
Empecemos por casa. Varias empresas de Costa Rica actualmente tienen en funcionamiento programas de sostenibilidad y desarrollan exitosamente herramientas que estimulan el ahorro y el aprovechamiento de los recursos naturales.
El aprovechamiento de lo natural es una fórmula válida, de bajo costo, donde las empresas pueden mejorar las condiciones por medio de su infraestructura y aprovechar durante el día la iluminación sin necesidad de utilizar la electricidad.
Como otra herramienta de ahorro, las empresas deben implementar un sistema de iluminación eficiente, donde los focos utilizados sean de ahorro energético y se coloquen en áreas estratégicas que permitan la iluminación de lugares que realmente los requieran.
Debemos proteger hasta el mínimo detalle, incentivemos en nuestras compañías la incorporación de sistemas como control de humedad, sistemas administradores de energía, iniciativas de refrigeración, reciclaje de cartón y plástico, utilización de productos bio-degradables, reducción de descargas de agua, reducción del consumo de agua, reutilización de agua de lluvia
Debemos cambiar nuestra manera de pensar y de actuar, además preocuparnos por mejorar el ambiente para que las futuras generaciones no sufran las consecuencias.

Adrián Calderón Meza
Gerente de Prevención y Pérdidas de Wal-Mart Costa Rica