Enviar

Hay que trabajar para convertir en realidad el Proyecto Mesoamérica, que se vio relegado por la situación reinante en Honduras durante la reunión de presidentes en San José

Las condiciones para crecer

El proyecto Mesoamérica, que tan necesario es convertir en realidad, quedó relegado en la reunión de presidentes de la región a la que también asistieron los mandatarios de México y Colombia, para dar prioridad al tema de la crisis en Honduras.
Más claro no puede quedar. Vemos cuánto pierden los países y las regiones insistiendo en la violencia como forma de solucionar los desacuerdos.
El proyecto Mesoamérica, a pesar de ocho años de no avanzar casi, tuvo que ceder tiempo, voluntad y energía de los presidentes reunidos en Costa Rica, para dedicarlo a un país que no ha logrado aún consolidar su estructura institucional para que sea por ese canal por el que corran las aguas de su desarrollo y sea en ese mismo espacio donde se resuelvan los diferendos.
Una importante oportunidad de acordar acciones para convertir en realidad el antes llamado Plan Puebla Panamá, se ha visto relegada por la situación reinante en Honduras. El presidente Oscar Arias, mediador en el intento de resolver el conflicto en ese país por vía pacífica, insistió ante sus homólogos en la necesidad de fortalecer el apoyo al Acuerdo de San José.
Mientras tanto, el plan que incluye un corredor de 3.244 kilómetros, a través del cual se transportaría el 95% de los bienes comerciales de la región entre México y Panamá, sufre otro traspié en una reunión de mandatarios convocada para ese fin.
Costa Rica es quien lleva el mayor retraso en la tarea de construir esa infraestructura que permitiría concretar el libre comercio entre los países de la mencionada ruta. En los últimos años se centró el esfuerzo en aprobar los tratados de libre comercio sin avanzar, paralelamente, en las vías que lo facilitarían.
Aquí es necesario poner el país al día en ese sentido pero, como lo sostiene el presidente Arias, se debe contar con instituciones fuertes y con respeto al Estado de derecho. Es necesario trabajar para la práctica de un comercio justo, que puede beneficiar mucho a la región y asegurar una adecuada y sostenible distribución de la riqueza a fin de que nuestros pueblos crezcan y se desarrollen en paz.
Ver comentarios