Enviar
Sábado 18 Febrero, 2012


Esta obra hace las delicias para todo público, y grandes y chicos gozamos de la misma manera. Nos reconocemos con sorna en estos personajes

“L’ánima sola de Chico Muñoz” en Alajuela

El Teatro Municipal de Alajuela está presentando la obra de teatro: “L’ánima sola de Chico Muñoz”, escrita y dirigida por Jorge Arroyo. De ella el autor nos dice en el programa de mano del Teatro Municipal de Alajuela:
“Escribí mi primera obra de teatro ‘L’ánima sola de Chico Muñoz’ en Alajuela. La alimenté con fisga y con los modismos de la ciudad. Se estrenó hace 26 años y se reestrenó luego, siempre con el favor del público. Hoy la escenifico con el deseo de que reviva feliz en el suelo que la gestó”.
Indudablemente que ha revivido feliz. Esta obra hace las delicias para todo público, y grandes y chicos gozamos de la misma manera. Nos reconocemos con sorna en estos personajes y en la sala de la casa de Doña Tere, que entre sus trifulcas de viudez y no viudez, se caracteriza un retablo de personajes que nos representa como pueblo.
Sabemos, los espectadores de la obra, que hablan de nosotros mismos. Esta saga de ironía y fisga heredera de la pluma de Carlos Gagini y Manuel González, (Magón), sigue viva gracias a Jorge Arrollo.
El autor construye personajes y situaciones donde con gracia, lo bueno y lo malo de cada quien resalta como candiles encendidos en las casas.
Esta sabiduría y gracia de que a cada quien su santo, hace humanizar al más jodido, pero también corre los límites, abrevia los espacios y todos somos malísimos y vivísimos, según corresponda a nuestras necesidades.
Vernos así, costarricenses timoratos e hipócritas, hace muy bien para el ánimo y el autoestima. Los costarricenses gozamos con la pena ajena, envanecemos de falso orgullo; mentiras morales, mentimos todos: desde el cura hasta el policía, la santurrona y el niño, vernos y gozarnos en los enredos de una puesta en escena donde todos tienen tremendos pecados es liberador de falsos prejuicios y nos recuerda quiénes somos realmente.

Es, a la vez del placer de asistir a una obra dirigida y escrita por su autor, ver en escena a excelentes actrices y actores, profesionales y amateurs transmitiendo un verdadero trabajo colectivo, con pasión y alegría.
La Municipalidad de Alajuela se hace digna en su provincia y da ejemplo para el país de contar con un teatro en el espléndido recinto del antiguo salón de actos del Instituto de Alajuela, restaurado y conservado para Teatro Municipal de Alajuela, dando al público esta obra y obsequiando las entradas. Felicitaciones.
Macarena Barahona Riera