Enviar
Lakers ceden


Salt Lake City
EFE

La inspiración de los europeos Mehmet Okur y Andrei Kirilenko permitieron a los Jazz de Utah imponerse ayer en la prórroga por 133-115 a los Lakers de Los Angeles y empatar a 2-2 las semifinales de la Conferencia Oeste.
El quinto partido se tendrá que jugar de nuevo en el Staples Center el próximo miércoles y la presión ahora será para los Lakers, que tendrán que conseguir la victoria si quieren mantener la ventaja de campo.
El gran héroe del partido no iban a ser ni Kobe Bryant ni Deron Williams, los dos máximos encestadores por ambos equipos, sino el alero ruso Kirilenko, que le puso en la prórroga dos tapones monumentales a la estrella de los Lakers y además protagonizó la jugada decisiva de tres puntos con 35 segundos para concluir el tiempo extra.
Kirilenko, que en el tiempo reglamentario había anotado 12 puntos, consiguió canasta y forzó la personal del base Derek Fisher para poner un parcial de 115-110 que sería el decisivo.
Antes Okur, tampoco hizo su mejor partido ante la inspiración del español Pau Gasol, le ganó el duelo individual, surgió en el momento clave para conseguir los cuatro primeros puntos de la prórroga y parcial de 112-108 que también pesó en los Lakers.
Especialmente, porque Gasol con 3:12 minutos falló el tiro a canasta que pudo reducir la desventaja en el marcador.
No fue así y, a partir de ese momento, el camino del triunfo se abrió para los Jazz, que sentenciaron con los tiros de personal de Williams y el escolta reserva Kyle Korver.

Ver comentarios