Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



NACIONALES


Laboratorio busca que fabricación digital sea accesible

Jeffry Garza [email protected] | Jueves 26 mayo, 2016

“Si alguien quiere compartir la filosofía de los Fab Labs, el laboratorio está abierto para todos”, dijo Robert Garita, director del Fab Lab de la Universidad Veritas. Esteban Monge/La República


La idea de que sus proyectos “tomen vida” a través de impresoras y escáneres 3D, cortes con láser, drones y video mapping, es parte de los objetivos de Fab Lab, un laboratorio de fabricación digital único en Centroamérica.
Hasta la fecha, los recursos para que estas creaciones sean posibles, son limitados en el país, por lo que a través de exposiciones y talleres gratuitos durante tres días, la organización pretende facilitar el conocimiento sobre estas herramientas.
“El país ha avanzado bastante a nivel latinoamericano en fabricación digital; sin embargo, si nos comparamos con Estados Unidos y Europa, aún nos falta mucho”, dijo Robert Garita, director del Fab Lab de la Universidad Veritas.
Los talleres se llevarán a cabo desde hoy hasta el próximo sábado 28 de mayo, de 8:30 a.m. a 11:30 p.m.
La fabricación digital se realiza a través de un programa de computadora que se comunica con algún equipo físico, como una impresora 3D, cortadora láser o cortadora CNC.
Su uso acelera los procesos industriales y permite tener versiones físicas de proyectos que de otra forma no serían posibles.
Por ejemplo, diseños artísticos o arquitectónicos que pueden visualizarse de mejor forma en tres dimensiones que en papel.
“Con la fabricación digital se puede realizar casi cualquier cosa. Su misión es materializar ideas”, comentó Garita.
Los programas para fabricación digital son en su mayoría “open source”, lo que quiere decir que son gratuitos y no requieren ningún tipo de licencia para utilizarlos.
Los Fab Labs nacieron en 2001 en el “Media Lab” del Instituto Tecnológico de Massachusetts y se empezó a difundir en zonas con acceso limitado a la tecnología.
En nuestro país opera uno de estos laboratorios desde el año anterior en la Universidad Veritas y no se necesita ser estudiante de la institución para tener acceso.
Ahí cualquier emprendedor puede desarrollar su proyecto con la compañía de un profesional.
El uso de las impresoras 3D tiene un costo de ¢70 por minuto, mientras que para la utilización de las cortadoras láser se cobra ¢175 por minuto.