La varita mágica de Ayales
El alto costo de las remuneraciones en el Gobierno central era un dato que preocupaba respecto al gasto que generaban, sin ver e ciencia a cambio. Desde que entró el ministro Ayales a Hacienda esto cambió como por magia, algo que otros no lograron contener, hoy son los pagos de intereses y las transferencias a las que tendrá que aplicarle el hechizo como lo hizo anteriormente. Fotomontaje Jeffrey Prendas/La República
Enviar

Remuneraciones controladas, gasto está en intereses y transferencias

La varita mágica de Ayales

La tasa de variación de las remuneraciones bajó

Uno de los temas que más preocupan en la economía nacional es el gasto desmedido que se venía produciendo en los gobiernos, principalmente en el tema de remuneraciones a sus burócratas, algo que desde que entró Édgar Ayales al Ministerio de Hacienda ha venido en caída.

201307122237140.n11.jpg
Solo el año pasado se pasó de un 12% en la tasa de variación en remuneraciones del Gobierno Central en 2011 a un 9%, lo que demuestra una contención especialmente en nuevas plazas o subcontrataciones.
El dilema está en que aunque se logró decrecer, el gasto sigue aumentando, ya no tan fuerte pero sí registró solo el año pasado unos ¢133 mil millones más que al final de 2011.
Para el gobierno el control del rubro de remuneraciones durante esta administración refleja las directrices emitidas por la Presidencia para limitar la creación de plazas adicionales, junto con una política de aumentos al salario base que no excedan la inflación.
Esto ha permitido reducir el crecimiento en el rubro de salarios en relación con el observado en administraciones anteriores, cuando se dieron aumentos mayores tanto en el número de plazas en algunas áreas prioritarias, por ejemplo, educación, como en el nivel de salario promedio.
“El crecimiento en la planilla de ahora en adelante dependerá de la autorización de plazas adicionales, de los aumentos que se den al salario base y de la política de ascensos en el Gobierno central, aspectos sobre los que estamos trabajando para mejorar en control, incluyendo un nuevo sistema informático que contemplará el pago de planillas del MEP, con lo que se cubrirá a todo el Gobierno central”, explica José Luis Araya, viceministro de Hacienda.
Lo que debe buscar el gobierno es tratar de reducir la tasa de crecimiento de su planilla por debajo del ritmo de crecimiento de la economía, lo que les permitirá reducir en forma importante el peso de su capital de trabajo como proporción del Producto Interno Bruto, lo que se espera que sea una contención del gasto importante en los próximos años.
“La posibilidad de lograr una contracción (crecimiento negativo) en los pagos de planilla se ve limitada por los ajustes anuales al salario para compensar el aumento del costo de vida, por el pago de anualidades (que por ley se incrementa entre un 1,94% y un 2,56% del salario base todos los años), y por la dificultad de reducir la fuerza laboral en el Gobierno central, sin afectar la provisión de servicios públicos a la población”, añade Araya.
Para varios especialistas está bien lo que ha realizado Ayales desde su llegada al Ministerio de Hacienda, principalmente porque este era un tema que muchos sectores criticaban respecto al gasto desmedido.
Por otro lado creen que en 2013 los problemas que enfrenta el Gobierno central son otros que ya no van tan dirigidos a su planilla.
“Desde noviembre a la fecha la tendencia del gasto ha venido aumentando, la tasa de crecimiento interanual ha crecido, creo que el que logró hacer un apretón importante fue Herrero, el esfuerzo de Ayales ha sido bueno, pero creo que el que dejó todo sentado para hacer una contención del gasto fue su antecesor”, explica.
El ministro Ayales entró con un presupuesto austero, lo que le ayudó ha mantener el gasto muy controlado hasta noviembre, luego de este mes el Ministerio tiene que hacer un pago importante para cubrir la deuda que tiene con la Caja y con esto le crecen mucho las transferencias, señala el especialista.
Por otro lado, otra partida que crece de forma importante son los intereses, ya que el Ministerio debe desembolsar los pagos de las colocaciones que hizo anteriormente, por lo que la curva del gasto se convierte nuevamente en creciente.
Así el gasto en capital e intereses es importante, dejando de lado el gasto en la remuneraciones como un tema secundario, ahora Ayales tendrá que sacar su varita mágica nuevamente para realizar una contención importante o ver como los números se vuelven a normalizar.

Fabio Parreaguirre
[email protected]

Ver comentarios