La suerte de Scott
Adam Scott sumó su segunda victoria de la temporada al ganar en Liberty National GC, en New Jersey.DARREN CARROLL-AFP/La República
Enviar

La suerte de Scott

Todos fallaron y The Barclays quedó en manos del australiano

La suerte jugó a favor de Adam Scott para que se dejara la victoria en The Barclays y sumara su segundo título esta temporada después de ganar el Masters de Augusta a inicio de año.
Comenzó fuera del top ten el golfista australiano, pero quienes comandaban el tablero —Matt Kutchar y Gary Woodland— comenzaron a ceder a la presión y vieron cómo poco a poco se les acercaban los hombres de atrás.

201308252349510.aa.jpg
Kutchar fue el primero en apartarse de una lucha que estaban librando Tiger Woods, Justin Rose, Graham DeLaet, Scott, Woodland y hasta Phil Mickelson.
Phil fue el primero en dar el brazo a torcer, se quedó corto, le faltaron hoyos y con -9 impactos era el mejor score en la casa club, pero era claro que no le alcanzaría.
Scott, por su parte, en un abrir y cerrar de ojos estaba arriba con 11 golpes —cinco birdies sin errores— y todavía dos hoyos por jugar. Intentó alejarse pero sus putts pasaron cerca mas no entraron y ahora fue él, quien se fue a la casa club con el mejor score (273).
Entre empujones unos subían y otros bajaban, Woods fue uno de los que mostró juego inconsistente. Tres birdies lo llevaron al primer puesto, pero de la bandera 10 a la 15 sumó tres bogeys.
Mientras tanto, adelante llegaba el inglés Rose a la última bandera empatado con Scott en -11. Todo pintaba para el inglés, que este año ganó el Abierto estadounidense, sin embargo increíblemente falló con putt muy corto y dejó ir el desempate cuando lo tenía en sus manos.
Volvió a despertar el “Tigre”, quien a pesar de las molestias en la espalda intentó meterse en la lucha con dos birdies consecutivos. Así llegó al 18 obligado a un birdie para obligar al playoff. Lo jugó perfecto, pero su tiro a green se pasó un poco, aun así lo intentó y la bola caprichosamente se quedó a pocos centímetros de entrar. Respiró el australiano.
Pero... todavía quedaba uno más con posibilidades de amargarle el día a Scott. Y era Woodland, quien desde el hoyo 13 —donde hizo bogey— se puso -10. Rozó el birdie en todos los agujeros sin suerte. Simplemente no era su día. Era el día de Scott que desde la cancha de práctica vio cómo ganada el primer playoff de la Copa FedEx —consta de cuatro torneos y el campeón se llevará un cheque de $10 millones—.
Además, el australiano se coloca segundo en la clasificación por detrás de Tiger Woods en la Copa, que continúa este viernes cuando se realice el Deutsche Bank Championship, segunda escala del playoff.

Dinia Vargas
dvargas@larepublica.net

Ver comentarios