La Sinfónica “es maravillosa”
El pianista de origen georgiano Alexander Korsantia hará su debut con la OSN en el primer concierto de la temporada oficial 2013 de la orquesta. Gerson Vargas/La República
Enviar

MÚSICA

La Sinfónica “es maravillosa”

201303010217050.mag22.jpg
El pianista georgiano es el solista invitado que tendrá la OSN en el 1er concierto de su temporada oficial 2013 habló con Magazine
Vino al país con muy buenas recomendaciones y grandes expectativas ya que iba a tocar junto a la Orquesta Sinfónica Nacional por primera vez; luego de varios ensayos Alexander Korsantia confirmó esos buenos sentimientos.
El pianista de origen georgiano es el solista invitado que tendrá el ensamble tico en el I Concierto de su Temporada Oficial 2013, el cual será dirigido por el maestro Irwin Hoffman.
El recital será hoy y el domingo en el Teatro Nacional, y el músico se mostró muy entusiasmado por el talento que ha visto en la Sinfónica durante los ensayos, ya que le habían dado muy buenas referencias del ensamble.
Además porque volverá a trabajar bajo la dirección de Hoffman, quien lo dirigió en un concierto hace 10 años en Colombia.
“Tenía grandes expectativas sobre la orquesta y se justifican. Antes de venir al país escuché que esta es una excelente orquesta, por mis amigos que son músicos, que me dieron sus opiniones, y por mi manager. Con los ensayos confirmé que es una sinfónica maravillosa”, afirmó Korsantia en entrevista con Magazine.
“Es un placer trabajar bajo la dirección del maestro Hoffman. El ha hecho grandiosos aportes culturales en varios países incluyendo a Costa Rica. Siento mucho aprecio por eso, porque provengo de un país pequeño Georgia, y todo lo que respecta a la cultura es muy profundo para mi”, añadió el músico.
En el concierto de la OSN se interpretarán “La Sinfonía No. 9 en mi menor, Op. 95”  del checo Antonín Dvorak y las obras “Ruslán” y “Ludmila” del ruso Mijaíl Glinka.
También el “Concierto para piano No. 2” del ruso Serguéi Rachmaninov, en este último participará el pianista invitado.
“La pieza de Rachmaninov es probablemente la obras más amada de la literatura de piano y orquesta; es una pieza romántica. El estilo único de Rachmaninov tiene muchas figuras del expresionismo y un estilo romántico, y tiene una base en Chopin y Tchaikovsky, dos compositores que Rachmaninov admiró y adoró durante su vida”, comentó el pianista.
Para Korsantia la obra de Rachmaninov es difícil de ejecutar, pero “es muy emocional” y afirma que para él “es un gran placer cada vez que la interpreta”.  

Carolina Barrantes
[email protected]

Ver comentarios