Enviar

La Caja debe adquirir lo más moderno de la tecnología y la ciencia para que lo utilicen los excelentes profesionales en medicina, enfermería y otras áreas, con que cuenta este país

La salud necesita tecnología

El salto a la conectividad en una sola red central que anunciara la Caja de Seguro Social en 2007 y para lo cual destinó un presupuesto de ¢10 mil millones, a la fecha está aún en el aire, puesto que no ha aterrizado en una realidad de instituciones digitalizadas. Eso les ahorraría a los costarricenses y al país en general el tiempo y los recursos que gastan teniendo que hacer todo como si la tecnología no existiera.
Los funcionarios trabajan entre torres de papeles y expedientes; los asegurados, además de soportar la enfermedad que los lleva al centro de salud y las peligrosas listas de espera que prolongan sus padecimientos y que hasta pueden poner en peligro su vida, deben seguir aportando documentación que debería haberse eliminado teniendo todos sus datos en la computadora.
“El problema es presupuestario”, dice Laura Morales, subgerente de Tecnologías de Información y Comunicación de la Caja. Ella explica, en una publicación de este medio hoy, que han avanzado, pero que falta aún.
Sin embargo, “no es un problema de recursos, esto es cultural, porque implicaría invertir tiempo en aprender sobre nuevas formas tecnológicas”, dice Alicia Avendaño, directora de Gobierno Digital.
“A estas alturas del milenio me obligaron a ir al centro de Salud de la Caja para que me dieran un duplicado. Todo porque no tenían un sistema donde verificar que estaba asegurada”, dijo indignada Marisol Bonilla, una enferma que no fue atendida en el EBAIS, a pesar de que está asegurada, porque no portaba su orden patronal.
La realidad es una: no se avanza al ritmo requerido.
Costa Rica necesita un gobierno digital por múltiples razones, de todos conocidas. Ya deberíamos tenerlo. Pero instituciones de la complejidad y la importancia de la Caja de Seguro, que debe ser fortalecida y puesta al día totalmente hasta que brinde los servicios en forma adecuada y eficiente a la población, no puede demorar más el uso de la moderna tecnología que le ayudará en gran medida a simplificar su accionar.
Y no solo en sus labores administrativas debe buscar la Caja el auxilio de la tecnología. Debe hacerlo, sobre todo, y sin pérdida de tiempo alguna, en sus servicios de diagnóstico y tratamiento de las enfermedades, para lo que debe contar con los últimos adelantos tecnológicos y científicos al servicio de la salud, a fin de que sean utilizados por los excelentes profesionales en medicina, enfermería y otras áreas técnicas con que cuenta, afortunadamente, este país.







Ver comentarios