Enviar
Más de 200 especies de árboles se empezarán a sembrar este mes bajo supervisión del INBio
La Sabana revivirá como Parque Botánico
Proyecto de $3,5 millones para sembrar 5 mil ejemplares nativos surge de la iniciativa privada, impulsada por Scotiabank
A pesar de ser considerado un oasis en la capital, el Parque La Sabana tiene miles de árboles enfermos o muertos, que en muchos casos no son nativos del país y alejan la fauna del centro recreativo.
Los zanates y las ardillas son de los animales más comunes que observan los deportistas y más de 30 mil visitantes mensuales del parque.
A partir de este mes, eso cambiará con el proyecto de Recuperación del Parque Metropolitano La Sabana, pues 3.262 árboles, que incluyen especies exóticas como eucaliptos, cipreses, casuarinas y algunas familias nativas, están dañados y serán sustituidos por unos 5 mil nuevos ejemplares costarricenses.
El proyecto nació en 2008 cuando Scotiabank en alianza con el INBio y apoyo del Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación decidieron recuperar el principal patrimonio Natural, Cultural y Arquitectónico de la capital.
Más adelante, el Ministerio del Ambiente y Energía, la Compañía Nacional de Fuerza y Luz, el Ministerio de Justicia, la organización Preserve The Planet, el Sistema Nacional de Areas de Conservación y el ICE se incorporaron a la labor.
Al finalizar el proceso en un plazo de ocho años, La Sabana será un Parque Botánico, con al menos 213 especies de árboles entre exóticas y nativas, con gran diversidad de flora y fauna propia de la zona.
El deterioro de las plantas actuales significa un riesgo para los visitantes, porque pueden caer por completo.
Además el desprendimiento de ramas significa un alto costo de mantenimiento, y los árboles foráneos y muertos alejan a los animales típicos del Valle Central.
“Es como si dijera 'lo invito a un lugar muy bonito pero no hay donde comer ni dormir' eso es lo que les pasa a las aves en La Sabana. Con las especies nativas (de árboles) tendrán un hábitat y estoy seguro que regresarán, al igual que las mariposas”, explicó Randall García, director de Conservación del Instituto Nacional de Biodiversidad (INBio), que participa en el proyecto.
Sin embargo, algunos de los árboles exóticos se mantendrán, por sus funciones como rompevientos.
Este plan tendrá un costo total de $3,5 millones y se realizará en etapas de reforestación con más de 200 especies nacionales que incluyen el árbol de guanacaste, ceiba, ron ron e incluso el guayacán real, un espécimen que vive más de 500 años y que casi desaparece del país por su cotizada madera.
La primera etapa comenzará con la extracción de los árboles frente al Instituto Costarricense de Electricidad.
Después de Semana Santa, se iniciará la siembra de 300 árboles corteza amarilla que tendrán flores de ese color, labor que durará alrededor de un mes.
Los nuevos árboles miden más de 2,3 metros y han sido engordados en un vivero de la Universidad para la Paz.
Dentro de tres años se realizará un conteo del repoblamiento de las especies animales propias del Valle Central para registrar los avances.
En la actualidad, el parque cuenta con 6.498 árboles, de los cuales 5.720 son exóticos, 764 son nativos y 14 no están identificados.
Al completar la siembra de 5 mil árboles, La Sabana tendrá 8.236 ejemplares, 5.611 serán nativos y 2.625 foráneos.

Silvia Pardo
[email protected]
Ver comentarios