Enviar

Según el Latinobarómetro, la primera etapa de construcción de la democracia en América Latina ya está terminada. Ahora lo que demandan los pueblos es paz, igualdad y garantías sociales

La región quiere paz y garantías sociales

“Ocho de cada diez latinoamericanos están conectados con el mundo a través de celular, y cuatro de cada diez hoy tiene un nivel de educación más que la del hogar en que nacieron. Es la clase media emergente que se defiende”.
Las anteriores son palabras que introducen el informe del Latinobarómetro 2011, un estudio de opinión que consulta a más de 20 mil latinos en entrevistas cara a cara, en 18 países y que se realizó entre el 15 de julio y el 16 de agosto de este año.
Según este informe, la región es hoy “la tierra de las oportunidades, donde se construye a pasos agigantados la clase media”…donde “se desmantelan las pequeñas oligarquías, se masifican los derechos, se expanden la educación, la salud y sobre todo la industria del tiempo libre”.
Aseguran que la primera etapa de construcción de la democracia en esta región ya está terminada y que ahora lo que demandan los pueblos es igualdad y garantías sociales, lo que dominará las agendas en las décadas venideras.
Analiza que el éxito de nuestros gobiernos hoy radica en dos aspectos centrales: gobernar para la mayoría y mejorar la distribución de la riqueza. Que si lo logran, los demás temas se solucionarán como consecuencia de ello.
Si traemos el informe a Costa Rica, vemos en una nota de este medio hoy que para la mayoría de la población la mandataria Laura Chinchilla no gobierna para todo el país sino para unos pocos. Y que, por otra parte, la delincuencia, del mismo modo que está azotando con enorme fuerza al resto de la región, es el principal problema de los costarricenses.
En este sentido, es válido recordar que se dan ya movimientos en los que se interesa Estados Unidos para trabajar conjuntamente con Latinoamérica a fin de disminuir la cantidad de armas en poder de la población y, desde luego, de los delincuentes. Razón por la cual los asaltos y otros actos en contra de la población decente y trabajadora se han vuelto más violentos y mortales.
Sin embargo, flota en el aire una pregunta: ¿de dónde proceden todas esas armas? y ¿dónde continúan fabricándose? No sabemos si a esto último también se le está poniendo atención.


Ver comentarios