Enviar
Sábado 21 Noviembre, 2009

La Región Global 20

San José es la Ciudad Global emergente Nº20 en prestación de servicios globales mediante la subcontratación (outsourcing), según el ranking 2009 de la consultora internacional Global Services (GS).
Superamos a Río de Janeiro, Toronto y México DF, entre otras ciudades.
El informe de GS habla de San José, pero en realidad la prestación de servicios globales en Costa Rica está diseminada por la Gran Area Metropolitana (GAM) por lo que sería más apropiado hablar de la GAM como la Región Global 20.
Para la célebre socióloga Saskia Sassen, autora del libro y del concepto “La Ciudad Global”, la economía global opera mediante circuitos que conectan ciudades a través del orbe bajo los conceptos de dispersión geográfica y concentración de recursos. Las mayores concentraciones de recursos se dan en las Ciudades o Regiones Globales. Al operar las firmas globales y mercados en redes con sucursales muy dispersas, las funciones centrales y de control se han hecho mucho más complejas, su ejecución requiere acceso a habilidades superiores dentro de las sedes de gestión, y también a medios innovadores en tecnología, contabilidad, servicios legales, y toda clase de servicios especializados. Estos se desarrollan gracias a las economías de aglomeración que proveen las Ciudades Globales. En estas ciudades existen grandes concentraciones de recursos, talento y una red social de conectividad, que hacen posible obtener la información de orden superior, gracias a la gente habilidosa e informada, para ello las redes sociales son un factor clave. Las Ciudades Globales proveen la conectividad social que permite a una firma maximizar los beneficios de su conectividad tecnológica.
La profunda historia económica y el arraigo son variables críticas para el desarrollo de una economía del conocimiento competitiva de la Ciudad Global, así como la diferencia específica, en un mundo donde las ciudades cada día se asemejan más (ciudades genéricas las llama Rem Koolhaas).
Las Ciudades Globales son un foco de inversión extranjera directa, con un alto grado de desarrollo y demanda de puestos de altos ingresos, pero a la vez con una marcada polarización social por la coexistencia de sectores económicos no pertenecientes a la economía avanzada. La globalización se inserta parcialmente en la economía de un país, y a la vez representa un subsector especializado distinto. Se da un debilitamiento de lo nacional donde los Estados juegan un rol crucial al producir los ambientes regulatorios (migratorio, fiscal, etc.) que facilitan la implementación de operaciones transfronterizas.
El hecho de que la GAM sea una Región Global en jurisdicción de no menos de diez municipios y de varias leyes, afecta nuestras posibilidades de crecer en el ranking y en los beneficios de ser una Región Global, según Sassen “Las políticas urbanas en ciudades en proceso de globalización no pueden ser limitadas a gobiernos nacionales o regionales (locales), esto por cuanto no se puede determinar la dimensión de las políticas urbanas”.
La nueva tendencia para Saskia Sassen es la formación de Megarregiones, algunas incluso son transfronterizas. Las Megarregiones se conforman de múltiples tipos de economías de aglomeración que están diseminadas por diversos espacios económicos y geográficos. Se generan redes económicas con múltiples circuitos globales, donde redes particulares de ciudades se conectan entre sí creando nuevas geografías y flujos.
El concepto de Megarregión abre la puerta de las oportunidades, para Sassen “las decisiones políticas pueden fomentar una mayor integración económica entre la ciudad (o ciudades) más globalizada de un país y sus otras áreas metropolitanas que actualmente desempeñan funciones subordinadas dentro de la jerarquía urbana nacional e incluso transfronteriza”.
¿Cuál es nuestra agenda país para consolidar y aprovechar la oportunidad de tener una Región Global?

Rafael Solís Chacón
Arquitecto
[email protected]