Enviar
Martes 1 Marzo, 2011

La reforma fiscal: una injusticia

Hace ya varios meses se ha escuchado el tema de la nueva reforma fiscal que va a cambiar en gran parte las cantidades de impuestos por pagar, el porcentaje y el nuevo concepto del impuesto al valor agregado (IVA). Esta reforma no solo va a cambiar todo lo que tendríamos que pagar de más, sino que es más bien un escape del gobierno actual para tratar de tapar el sol con un dedo.
Para realizar una metáfora podríamos decir que nosotros somos un niño que se cayó de la bicicleta y se hizo una herida muy grande, entonces sus padres, es decir, el gobierno, en lugar de lavar la herida y ponernos una venda que la cubra nos indica que lo único que tienen es una curita para remediar esta herida tan grande y que no puede hacer nada más por nosotros.
En un artículo que publicó el Ministerio de Hacienda en su página sobre la problemática actual de la recaudación tributaria indica que una evasión es la falta de cumplimiento total o parcial de las obligaciones por parte de los contribuyentes. Así mismo, vincula la evasión con la imagen que tiene el gobierno y la visión que tengan los individuos de la forma en que este gasta su dinero.
Si nos vamos a los números, entre enero y junio de 2010 los ingresos del gobierno crecieron un 13,7% pero los gastos incrementaron también en un 26,5% casi el doble de los ingresos percibidos en esos meses, ya al final del año pasado el déficit del gobierno se situó en un 5,3%.

Claro está, cómo pretende el gobierno que el pueblo pague los tributos si ni a ellos les interesan esos números, lo más fácil para el gobierno es decir tengo una nueva reforma fiscal llena de impuestos para la clase media, media baja y pobre pero no indica cuáles van a ser medidas de recorte de gastos en este año, se van a eliminar los almuerzos millonarios, los licores en las fiestas de diputados, las compras de carros lujosos por ¢126 millones, los gastos innecesarios del INS en información o, algo mejor, les exigimos a ese porcentaje de las personas con casas de lujo que no pagaron dichos impuestos que lo hagan y que paguen una multa lo suficientemente alta como para que no vuelva a suceder.
En lo personal, el ver que los sindicatos hagan marchas, bloqueen calles, hagan huelga, me decepciona porque esto, aunque es por una buena razón, solo es la razón de aquellos que lo están haciendo, pero cuando ven esta injusticia que el gobierno va a realizar con todos nosotros, al ponernos más impuestos, no hacen nada para frenarlo; somos el pueblo y también tenemos derecho a decidir qué es bueno o malo para el país.
Para concluir, pienso que el gobierno debe reaccionar con esta reforma ya que la mediocre cultura del pueblo sobre el beneficio del pago de los tributos va a hacer que la brecha pago-ingreso sea aún más grande, ya que el gobierno por su mala administración de las finanzas ocasionó que la clase media pase a ser solo un recuerdo en las estadísticas.
Solo hay que preguntarse, si los ingresos con esta nueva reforma no son los esperados …¿qué nos espera del gobierno, otra reforma adicional?...

Luis Alberto Benavides Carvajal
Contador