La promesa de mejores carreteras
Enviar

Atrasos en obras se deben a exceso de trámites

La promesa de mejores carreteras

Carteles más sencillos son parte de la solución
Abreviar la licitación para construir más y mejores carreteras con el dinero de los préstamos que tenemos a disposición, es la única manera para enfrentar el rezago en obra vial.
Esta puede ser la alternativa para acelerar el uso de $1,2 mil millones en créditos para la atención de las rutas nacionales.
Ya hay dos contratos de este tipo accesible y expedito, dado que proceso se realiza sin muchas objeciones o apelaciones.
Se trata de la ampliación actual de la vía Cañas - Liberia, así como la construcción de la nueva carretera de San Carlos.
Bajo este esquema, se eliminan los atrasos en las contrataciones y en los procesos de planificación de proyectos viales, principales pecados del Conavi y el Mopt en esta administración.
Su implementación permitirá una reducción en la cantidad de apelaciones a los contratos de construcción, y que la obra se pueda adjudicar más rápido a las empresas.
Además, superar esta etapa rápido ayudará a que el proyecto inicie lo antes posible.
El nuevo esquema para licitar permite que los carteles se basen en obras y sistemas establecidos previamente.
Así, es posible acelerar todo el proceso, mejorando los dos años en promedio que antes se requerían por tramitomanía.
El financiamiento existe, tras préstamos otorgados hace tres años por el BID y BCIE.
Sin embargo, de las 19 obras contempladas en estos, 15 tienen un avance nulo.
Por estos proyectos estancados el país ha pagado ¢2 mil millones en intereses en el mismo periodo.
En total, disponemos de $1,2 mil millones provenientes de préstamos, para renovar la red vial a la espera de ser ejecutados.

201309102219270.n11.jpg

Manuel Avendaño
[email protected]

Ver comentarios