Enviar

Tarde o temprano las empresas deberán virar hacia la producción de la mano con el ambiente. Quienes no lo hagan estarán condenados a desaparecer

La producción deberá ser limpia

Las causas y consecuencias del cambio climático no admiten ya mayores debates, puesto que la realidad se ha convertido en la mejor evidencia. El mundo vive hoy los problemas originados en el calentamiento global como consecuencia del modelo de desarrollo.
Aquello que los científicos aseguraban desde hace muchos años hoy es una verdad comprobada por la realidad que vivimos y cualquier estudio e investigación de aquí en adelante deberá dirigirse más bien a facilitar la tarea de producir el cambio hacia una forma de vida y de producción que no afecte negativamente al planeta y a su ambiente.
En algunos países, como Estados Unidos, por ejemplo, hay roces y divergencias aún entre empresas que aceptan esta realidad y se enrumban rápidamente hacia el cambio y otras que insisten en continuar con la antigua forma, que ya sabemos es insostenible.
Bien lo dijo el presidente Oscar Arias al mundo recientemente, la buena noticia es que resulta más barato salvar al planeta que aniquilarlo.
Aunque es pequeño el porcentaje de contaminación que produce Latinoamérica en relación al de los países desarrollados, será nuestra subregión una de las que sufran más las consecuencias.
Lo dijimos en este espacio. “Home”, el documental que hizo el francés Yann Arthus Bertrand para conmover al mundo, es una muestra eficiente de que la actividad humana se desarrolló de espaldas al hecho de que se estaba rompiendo el frágil equilibrio que la Tierra había logrado en unos 4 mil millones de años y que posibilitó la vida en ella.
Tarde o temprano, las empresas, la industria y el comercio deberán virar hacia la producción de productos y servicios de la mano con el ambiente. Los consumidores están cambiando su cultura y lo van a exigir. Quienes no lo hagan estarán destinados a desaparecer y cuanto más se tarde en adoptar el cambio, tanto más difícil será cada día tener éxito con las viejas reglas del juego.
Por el contrario, quienes adopten las nuevas formas de producción ecológicas, comenzarán a notar sus beneficios. Los países más desarrollados que más rápidamente hayan generado el cambio serán líderes, sin duda.
Es vital la adecuada visión de los empresarios, como única forma de continuar con éxito el desarrollo y la buena marcha de la economía.
Ver comentarios