Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


La política cantonal SÍ IMPORTA. La mesa está servida

Vladimir de la Cruz [email protected] | Miércoles 03 febrero, 2016


 En política no hay espacios vacíos, sobre todo cuando en el proceso electoral gana el que tenga más votos como es en estas elecciones


Pizarrón

La política cantonal SÍ IMPORTA. La mesa está servida


El domingo hay que ir a votar en cada cantón. Opciones políticas, de candidatos a alcaldes, regidores municipales, síndicos y concejales distritales e intendentes hay, y en abundancia, así como de partidos de todo signo político y de matices inconstitucionalmente religiosos.
El domingo se deciden las autoridades de los 81 gobiernos locales en todo el país. Nadie sensato, responsable, serio, que ame su lugar donde vive, que lo quiere tener mejor, y al país también, debe quedarse sin votar.
Con los alcaldes, regidores municipales, síndicos y concejales distritales e intendentes elegimos las autoridades de gobierno locales, NUESTROS GOBERNANTES CANTONALES, del territorio y habitantes de cada cantón, quienes por los próximos cuatro años van a estar tomando decisiones, desde las Alcaldías y Concejos Municipales, que nos afectan, bien o mal, a los ciudadanos en cada cantón.
Son personas, que con sus partidos, toman decisiones políticas diarias que se meten con todos nosotros en sus resultados. Por eso hay que entender que la Política sí debe importarnos, la del cantón y la nacional.
Aquí NO vale la idea de que NO me gusta meterme en política, o que NO voto porque NO me gusta la política, porque la Política SÍ SE mete con nosotros. Las decisiones políticas que el Alcalde y el Consejo Municipal toman se meten con cada uno de nosotros. Por eso debemos participar para llevar las personas a esos puestos que creemos pueden realizar mejores decisiones y acciones políticas, que puedan mejorar nuestras condiciones de vida, de trabajo y de convivencia social en cada cantón.
En política no hay espacios vacíos, sobre todo cuando en el proceso electoral gana el que tenga más votos como es en estas elecciones. El espacio siempre lo llenan los que votan, los que toman decisiones, incluso en nombre de los que no votan quienes aceptan, a la fuerza de los que SÍ votan, la decisión, el resultado electoral de los que votaron.
O escoge usted u otros escogen por usted si está decidido a no votar. Este el dilema.
En estas elecciones los alcaldes pueden reelegirse, si usted quiere. Pero pueden revocarles sus mandatos no votando por la reelección si así lo considera el elector. Este derecho de revocatoria de mandato solo existe en esta elección. También pueden reelegirlos si creen que han hecho bien sus trabajos. En estas elecciones existe el derecho de reelección consecutiva. Si lo revoca lo cambia, lo que puede interpretarse como un voto castigo, si lo reelige le valida la gestión que ha hecho. Así, en este proceso el votante evalúa gestión municipal y de Alcalde.
Las elecciones del domingo no están matizadas de izquierda o derecha política, ni de anti liberales o neoliberales en los planteamientos económicos cantonales, ni los matices entre estos extremos. Esto es lo que menos se siente, como si estas fuerzas políticas no existieran. Ni sobresalen ecologistas, ambientalistas, feministas etc. como corrientes políticas. Lo que sobresale son personalidades, candidatos a alcaldes en primer lugar, como locomotoras del tren municipal, arrastrando a los otros candidatos, que se mueven más por el inmediatismo de los problemas de su comunidad y del interés personal, familiar y amistoso para ser electos.
Aunque no hay una sola oferta política que se presente como el oasis cantonal proyectado a las elecciones nacionales de 2018, sin lugar a dudas aquí se asienta y sienta el trama de esas elecciones. Por eso, no deje de votar.

Vladimir de la Cruz