Enviar
Sábado 29 Septiembre, 2012

La obra de Calderón Guardia circula entre los costarricenses

Pretende justificar el señor Cañas el acto parcial y mezquino de ignorar la figura del Dr. Rafael Angel Calderón Guardia, en la nueva serie de billetes, con argumentos deplorables. La verdad oficial, no necesariamente es la Verdad, ni responde a la Historia. Siempre habrá al menos dos versiones de los acontecimientos y que, aquello que sospechosa y convenientemente, se oculta u omite suelen salir a luz cuando las pasiones han desaparecido.
Nosotros no vamos a caer en el error de seguir fomentando el odio ni la división; no vamos a hurgar en la historia para hacer un listado de los hechos que pretendan enlodar la imagen del ex presidente José Figueres Ferrer para empatar con el señor Cañas y deslegitimar la decisión del Banco Central de incluir su imagen.
Hemos aprendido de nuestros padres a vivir el presente con plenitud, compromiso y solidaridad, pero sobre todo con respeto a la dignidad de las personas; a perdonar como único camino viable para romper el círculo perverso del odio y a respetar, por encima de cualquier consideración, a quien se ha entregado a la construcción de una Patria mejor.
Aprendimos que el Estado Social de Derecho sobre el cual descansa nuestro país, fue la suma de las acciones de dos extraordinarios costarricenses declarados Beneméritos: Calderón Guardia y Figueres Ferrer.
Don Alberto, tal vez usted no lo entienda, pero nuestra generación tiene mayores retos que escavar en los cementerios del pasado. Nuestra meta es traer lo mejor del pasado para proyectarlo al futuro. El odio no es nuestra motivación de vida.
El Dr. Calderón Guardia debió estar en la nueva serie de billetes, lo dice Mariano Figueres Olsen, hijo de don Pepe, en una carta enviada a un periodista que hizo un comentario, impropio: “Cierto que es equivocado del BCCR utilizar el color verde en ese billete, porque don Pepe está por encima de banderías políticas, pero don Pepe se merece estar en cualquier emisión de billetes. Más bien hizo falta una denominación para Mora Valverde y Calderón Guardia, y eso sí que se debe criticar”.
Al igual que miles de costarricenses, creemos que Calderón Guardia debió estar en alguno de esos billetes, sin embargo, no nos desvela que por mezquindad no lo hayan incluido pues su obra circula con energía entre las aulas de la UCR y sus estudiantes; entre los pasillos de hospitales y clínicas de la CCSS; circula entre la lucha de los trabajadores por un trabajo digno y bien remunerado. Circula cuando se invoca el Código de Trabajo, cuando se habla de políticas para el agro, la industria, la vivienda popular, la lucha contra el cáncer. Circula cuando recurrimos al Capítulo de Garantías Sociales. Circula el nombre de Calderón Guardia aun cuando pretendan enlodarlo y falsear la historia.
Señor Cañas, no importa que no impriman un billete con su imagen, sus nietos, agradecemos el lugar en el que lo han colocado los costarricenses agradecidos con su obra: el corazón de la Patria, un lugar al que solo se llega a través del amor y el agradecimiento de un pueblo.

Rafael A. Calderón Bejarano
Gloria Calderón Bejarano
Gabriela Calderón Bejarano
Marco A. Calderón Bejarano
Alejandra Zamora Calderón