Enviar

SALUD

La música como “medicamento” para el corazón

201303202311300.m3.jpg
La música clásica da un efecto positivo en la mayoría de los enfermos, indistintamente de sus preferencias musicales.INTERNET/LA REPÚBLICA
El matemático griego Pitágoras decía que la música curaba el alma. Ahora, las investigaciones del cardiólogo Predrag Mitrovic demuestran que, consumida en dosis diarias como “medicamento”, la música también cura y refuerza nuestro corazón.
Según lo descubierto por este médico serbio, una buena selección del género musical, la tonalidad y el tempo de una composición tienen efectos positivos en los pacientes con enfermedades cardiacas, porque inicia la secreción de endorfinas, las conocidas como hormonas del placer.
”Cuando se segregan en cantidad suficiente, reducen las frecuencias cardiacas y causan la caída de la presión arterial, lo que es lo más importante cuando el corazón está dañado”, explica el doctor.
Su “receta” prescribe que la música, seleccionada para cada paciente por separado, se “tome” dos veces al día, con una dosis mínima de 12 minutos cada una, tiempo necesario para poner en marcha los complejos mecanismos en el organismo que dan buen efecto.
”El estudio se hizo en los pacientes previamente operados de corazón, con “baipás”, que después sufrieron un infarto cardiaco. Más tarde, observamos también otros pacientes”, explica el cardiólogo, aficionado de la música desde la infancia.
La idea inicial de vincular música y problemas cardiacos nació hace más de 12 años, cuando cobraban popularidad los conceptos de que la “vida dulce” se recomienda solo en cantidades muy reducidas.
Con consumir un vaso de vino tinto, un poco de chocolate pero con alto porcentaje de cacao, unas cuantas almendras o avellanas al día, y actividades físicas moderadas bastaba.
Y ¿qué pasaba con el consumo de la música?.
Para establecer con exactitud la reacción del enfermo a la música clásica, jazz, rock, pop o folclórica, observó el movimiento de sus pupilas, un complejo mecanismo neurológico que refleja el efecto en el organismo.
Se usa, ante todo, la música instrumental, para evitar que las letras provoquen emociones adicionales.

Belgrado/EFE

Ver comentarios