Enviar
Viernes 9 Mayo, 2014

Las mujeres lideran cada vez más en diferentes áreas, pero uno de sus desafíos es también lograrlo en el mundo tecnológico


La mujer latina en el sector tecnológico


Si hablamos de mujeres y tecnología, las cifras y la realidad toman caminos diversos. Por un lado, los números indican beneficios contundentes de su presencia en el sector.
Las empresas de tecnología con mujeres al frente generan un retorno de la inversión del 35% mayor y un 12% más de beneficios que las conducidas netamente por hombres, según los datos preliminares de un estudio de la Universidad de Stanford y Kauffman Foundation. Además, por su naturaleza, las mujeres tienden a ser líderes en las redes sociales: De acuerdo con datos de Pew y Nielsen recopilados por un informe de Finances Online, las mujeres actúan más tiempo en ellas, usan más los dispositivos móviles para acceder, consumen más noticias, interactúan más con las marcas y aceptan más ofertas que los hombres.
No obstante, la participación femenina en el sector tecnológico se encuentra rezagada: En Europa y Estados Unidos la presencia de mujeres en estas empresas no supera el 25%. De cada 100 desarrolladores de aplicaciones en el Viejo Mundo, solo nueve son mujeres y hay apenas un 19% de directivas y de emprendedoras.
De esta forma, el sector no se vale del gran potencial emprendedor de las mujeres y su capacidad de liderazgo.
América Latina tampoco está aprovechando el poder femenino: un estudio del Banco Mundial indica que la productividad en la región podría aumentar un 25% si se impulsara la capacidad emprendedora de las mujeres.
¿A qué se debe la poca inserción de las mujeres en el sector?
Las mujeres que buscan comenzar su propia empresa deben ante todo superar barreras culturales. Tal vez un prejuicio por derribar sea que el desarrollo tecnológico es “cosa de hombres”.
Superar estas brechas es un trabajo arduo. En Estados Unidos como en Europa (con el proyecto Every Girl Digital, por ejemplo) se iniciaron campañas para impulsar a las jóvenes a dirigir sus estudios y su vida profesional hacia las TIC. Es momento de impulsar estos programas en América Latina, para lograr aprovechar el potencial de las mujeres de la región.
Las condiciones están dadas para que en América Latina se abra paso a una nueva perspectiva de inclusión e impulso hacia las mujeres. De esta manera, no solo se beneficiarán aquellas que logren acceder al mercado, sino que, de manera indirecta, toda la sociedad podría beneficiarse del crecimiento que generaría el aprovechamiento de este potencial. América Latina es una región que está preparada para tomar conciencia de esto. Solo resta dejar atrás viejos prejuicios y preconceptos y dar el paso inicial en esta transformación cultural.

Blanca Treviño

CEO de Softtek