Enviar
La Liga retoma el rumbo
Segunda victoria Alajuelense, que fue tácticamente superior a su rival

Un buen planteamiento de Oscar Ramírez y dos goles dejaron tendido anoche al Herediano, que nunca encontró la receta contra la “pizarra” del “Machillo” y salió con otra derrota que refleja aún más su irregularidad en el presente torneo.
La alineación de Oscar Ramírez, prácticamente sin ningún delantero nato, puso a la Liga a jugar mejor de cómo lo venía haciendo en partidos anteriores con uno o dos jugadores ofensivos. Luis Fernando Sequeira al frente, detrás Gabas y Guevara; Oviedo dirigiendo la orquesta y el resto marcando a presión a los medios heredianos, que intentaban hacer su fútbol.
De bola muerta se vino el primer gol, cuando tras tiro libre de Gabas y paradón de Daniel Cambronero, el dueño de la bola, Cristian Oviedo, cobró el saque de esquina; el “Pipo” González cabecea y la pelota le pega a Sequeira y se va adentro.
El gol dio más confianza a los manudos y asentó mejor el sistema de juego que estaban practicando. Herediano intentó despertar y en dos ocasiones Barbosa estuvo a punto de lograr el empate, pero los reflejos de Patrick Pemberton se lo impidieron.
Herediano solo tenía salida por la derecha, mientras que en la izquierda una muy floja actuación de Francisco Calvo le restaba ímpetu al equipo florense.
Al 31’, Allen Guevara encuentra a Gabas por la izquierda y este centra rasante, Montero, con el acoso de Sequeira, intenta despejar, pero el balón pega en sus manos y el silbatero señala penal, que convierte Oviedo.
Al final de la primera parte el partido se descompuso, el árbitro Andrés Vega fue muy permisivo y el juego estuvo a punto de escapársele de las manos, principalmente tras una salida brutal del arquero Cambronero contra Sequeira.
Para la complementaria Jafet Soto, ayer en las graderías del Morera Soto, sacó a Calvo y Barbosa buscando cambiar el rostro de su equipo con Waylon Francis e Ismael Gómez.
Herediano tuvo entonces más el balón en sus pies, pero el control del juego siguió siendo rojinegro. Los rojiamarillos no tuvieron en Andrade ni Núñez el desequilibrio que necesitaban para superar a la zaga manuda, muy bien apoyada anoche por la labor de Juan Gabriel Guzmán y Luis Valle.
Un remate de Francis, al 67’, a boca de jarro, que Pemberton salvó a puro reflejo, fue la acción más cercana para los florenses, que esta vez no lograron descifrar y superar el esquema rojinegro.

Luis Rojas
[email protected]


Ver comentarios