Logo La República

Jueves, 21 de febrero de 2019



ACCIÓN


¡La Liga es el REY!

Cristian Williams [email protected] | Lunes 20 diciembre, 2010



¡La Liga es el REY!
En una gran final y ante un digno rival, Alajuelense volvió a celebrar un campeonato

Cuando la penumbra de la noche dominaba el Alejandro Morera Soto y la lluvia había empapado los sueños de campeón de los manudos, Pablo Gabas hizo la luz y despertó la esperanza, esperanza de hacer a la Liga Deportiva Alajuelense campeón.
Fueron cinco años de sufrimiento, de llevar palo, de fracasar, de ver al archirrival triunfar, pero desde los 11 metros surgió la alegría, renació la esperanza y sí, desde los 11 metros, Alajuelense volvió a ser campeón, Alajuelense es el REY.
Pero debió trabajar duro, sufrir en demasía, porque al frente estuvo el Club Sport Herediano, que ya suma 17 años y medio de no ser campeón, el último título lo alcanzó en 1993 y esta vez, como nunca, vendió carísima la derrota.
Los florenses armaron su juego, manejaron una estrategia casi perfecta, bien depurada, cada quien cumplió su rol y por poquísimo logran el objetivo, sí, Herediano estuvo a dos minutos de volver a ser campeón.
Pero un despiste, sí, un único pestañeo, costó el título, título que ya estaba en la bolsa y que en toda la provincia de las flores ya se festejaba.
Orlando de León, con la sapiencia que dan los años, supo que tapando los costados de los manudos y aislando a sus volantes, controlaría el juego y así fue. La Liga fue pura motivación, generada sobre todo por el apoyo de una gradería teñida de rojinegro.
Así el juego se desarrolló con buena intensidad, pero ante todo control. Se salió de eso Allen Guevara al minuto 4 con pase perfecto que dejó a Gabas solo ante Moreira. El gol era cantado, pero el argentino la envió a la grada.
Luego se dio la salida de Alejandro Alpízar, su principal arma ofensiva, a quien una lesión le impidió seguir en la cancha y por consiguiente será hasta el próximo año que pueda buscar el gol 100.
En la zaga florenses estaba firme, Robert Arias a puro corazón y Cristian Montero con experiencia y ubicación, mantenían tranquilo a Leonel Moreira, quien la única vez que falló al soltar una pelota que le llegó fácil, rápido reaccionó para tapar su error.
Los manudos no estaban tan tranquilos, ya que la piedra en el zapato era un necio y fuerte Froylan Ledezma, a quien quitarle la pelota es cosa complicada, sino que lo diga Luis Marín o Geancarlo González.
Cuando agonizaba la primera parte, se cumplía el segundo minuto de reposición, Ledezma controló la pelota, avanzó unos metros y soltó un “mal” remate, con tan buena fortuna que quedó en bandeja a Víctor “Mambo” Núñez, quien en esa zona del área es infalible y con lo justo tocó para decretar el 1 a 0.
La fiesta del Morera Soto se convirtió en silencio sepulcral, solo un minúsculo grupo de seguidores rojiamarillos se escuchan, justo cuando Henry Bejarano determinaba el final del primer período.
Ya en el complemento, a medias se dio lo que se esperaba, porque aunque la Liga quiso dominar, Herediano no se lo permitió, lo que dejó un juego más abierto, pero menos emotivo.
Llegaron los cambios. Oscar Ramírez buscó posesión y dominio con Diego Estrada. De León respondió con marca y equilibrio al introducir a Bismark Acosta. Los dos lograron el objetivo.
Luego vino Argenis Fernández para intentar, con velocidad desequilibrar, en el último cuarto. Ya en ese momento los manudos habían rearmado la defensa y buscaba por todos los medios el gol.
José Sánchez fue la respuesta rojiamarilla, apostando a la picardía y desdoble por la banda derecha.
Cual fósforo encendido, el tiempo se agotaba, Herediano celebraba y no se veía por dónde. Era el minuto 88, balón a Allen Guevara, Cristian Montero sale de su zona a marcarlo, pierde el intento, Allen pasa a Argenis, quien envía un centro al corazón del área, aparece Gabas, no está Montero, Gabas controla, el silencio se apodera del estadio, Gabas apunta, Moreira sale al achique, Gabas remata… gol de la Liga, gol de Pablo Antonio Gabas, el gol del campeonato.
Llegaron y pasaron los 30 minutos suplementarios, donde lo más destacable fue la lesión de Henry Bejarano y un par de acciones claras que desperdiciaron cada equipo.
Sin variantes llegó el espacio para los penales, la ruleta rusa tenía cinco tiros para cada equipo y fueron los manudos los que ganaron, al marcar cuatro veces y los rojiamarillos solo tres.
Alajuelense es campeón, la Liga es el Rey.

Cristian Williams Méndez
[email protected]