Enviar
La Libertadores espera monarca
Boca Juniors y el Corinthians definen el título en Sao Paulo

Con la teórica ventaja de haber empatado el primer encuentro (1-1), en Buenos Aires, y jugar ahora en su sede, el Corinthians de Brasil recibe esta noche al Boca Juniors de Argentina, en un partido que definirá al campeón 2012 de la Copa Libertadores de América.
La cita es en el estadio de Pacaembú, en Sao Paulo, donde Boca arriba como un experimentado finalista copero, con seis a su haber y a una de empatar el récord del Independiente, también argentino, mientras Corinthians se prepara para darle a su afición su primera corona de la Libertadores.
Los argentinos apuestan al mismo equipo de la semana pasada, pero tienen la duda de Facundo Roncaglia, quien anotó el gol argentino la semana pasada, pero que se le venció el contrato de préstamo de la Fiorentina de Italia, el pasado sábado, y exigen un seguro para el jugador por los días de más. El futbolista viajó a Brasil, a espera de que a última hora se arregle todo, como los casos de Schiavi, Cvitanich y Sosa, cuyos contratos igualmente vencieron pero fueron renovados para que pudiesen disputar el choque decisivo.
La duda en el Corinthians es Jorge Henrique, quien fue confirmado por el técnico Adenor Leonardo Bacchi “Tite”, debido a que los médicos le dieron de alta, aunque el estratega ha dicho que en dado caso que no pudiese participar lo haría el juvenil Romarinho, autor del gol del empate en el juego de ida y quien se está convirtiendo en el nuevo héroe de este equipo.
En estos partidos no valen los goles de ida, por lo que el partido sencillamente está igualado, y el que venza hoy —6.50 p.m. hora de Costa Rica— se coronará campeón y en caso de un nuevo empate, se irán directo a los penales.
Para Tite, el partido que se viene será muy parecido al de la Bombonera, ya que dice se trata de “dos equipos que actúan de forma muy parecida dentro y fuera de casa”.
Por su parte, el técnico del Boca, Julio César Falcioni, busca a sus 55 años su primer título a nivel internacional y precisamente en una Copa en la que participó en 77 ocasiones como jugador, pero nunca resultó campeón.
El ídolo a seguir está en Boca, Juan Román Riquelme, con este partido y a sus 34 años toca a la puerta de su cuarta Copa Libertadores y de su sétimo título internacional con este equipo, en el que debutó en noviembre de 1996. Podrá además Román cumplir la promesa que le hizo a los hinchas de su equipo tras su último regreso, de volver a disputar un Mundial de Clubes, a dos años de su anunciado retiro, cuando finalice su actual contrato con Boca, en 2014.

Luis Rojas
[email protected]


Ver comentarios