Logo La República

Lunes, 10 de diciembre de 2018



COLUMNISTAS


La ineficiencia de nuestro gasto público

Miguel Agüero [email protected] | Lunes 06 junio, 2016


 Costa Rica es el único país de la región cuyo incremento de la masa salarial se debe principalmente al aumento de las remuneraciones y no del empleo


Disyuntivas

La ineficiencia de nuestro gasto público

Este es un problema viejo que amerita ser resuelto.
Ya en el Informe sobre Desarrollo Humano de 1991, el PNUD señaló que Costa Rica alcanzaba un buen nivel de gastos en proyectos de desarrollo humano. Pero lo hacía de manera ineficiente. Tenemos un elevado índice de gasto público respecto al PIB, y también una alta participación de servicios sociales en el gasto público, pero una baja prioridad humana en el gasto social. No focalizamos adecuadamente los programas sociales en favor de los más necesitados.
En 2007 el estudio del BID “¿Gastar más o gastar mejor? La eficiencia del gasto público en los países centroamericanos y República Dominicana” compara el gasto en salud y en educación con sus resultados, y concluye que en Costa Rica el gasto en salud y en educación son ineficientes.
Un nuevo estudio del BID: “Una mirada al gasto social en Centroamérica, Panamá y República Dominicana: 2007-2013” mantiene esos resultados.
Entre esos años en Costa Rica el gasto en educación incrementó en 1,8 puntos del PIB y el de salud en 2,1 lo que nos ha llevado a destinar a estos meritorios fines incluso más que los países de la OECD. Pero los resultados han sido muy magros. Indica ese estudio. “Se observa que en Costa Rica el gasto social per cápita se incrementó 66% entre 2005 y 2012 y, sin embargo, su IDH (Índice de Desarrollo Humano del PNUD) se incrementó solamente 5,5%”.
Costa Rica es el país con mayor aumento del gasto salarial de la zona (8,7% promedio anual). De 2007 a 2013 es el país que más incrementa el porcentaje de la masa salarial respecto al PIB (2,3 puntos porcentuales). Además, Costa Rica es el único país de la región cuyo incremento de la masa salarial se debe principalmente al aumento de las remuneraciones y no del empleo. Así el incremento no fue para ampliar los servicios prestados, ni para disminuir el desempleo contratando personal. Un 73% del aumento del pago de salarios se debe a aumento de las remuneraciones, que crecieron en términos reales un 37%, tres veces más que en el resto de los países. En cambio, respecto al número de empleados del Gobierno central, Costa Rica tiene el menor crecimiento del área.
En salud y en educación el aumento del costo de la planilla ha sido muy elevado en nuestro país. En educación ese aumento no reporta ventajas proporcionales. Señala este nuevo estudio: “El aumento del gasto salarial en Costa Rica se concentró en incrementar salarios que ya eran altos en términos comparativos y en aumentar el número de personal administrativo. Por un lado, es difícil justificar que los salarios en 2008 no fueran competitivos; y por otro, aumentar el personal administrativo difícilmente implica un incremento de la cobertura”.
Tampoco en salud los resultados guardan proporción con el nivel de gasto, como lo señala este reporte del BID: “Costa Rica y Honduras exhiben un gasto salarial (en salud) comparativamente alto como porcentaje de su PIB para el nivel de densidad de los recursos humanos profesionales que presentan. Tanto El Salvador como Panamá tendrían una densidad igual o superior a Costa Rica con mucho menos gasto que el exhibido por este último”.
Es importante constatar que otras voces y diferentes análisis ratifican la urgencia de racionalizar y mejorar la prestación de servicios de nuestros entes públicos.

 Miguel Ángel Rodríguez