Vladimir de la Cruz

Vladimir de la Cruz

Enviar
Miércoles 30 Noviembre, 2011


PIZARRON
La huelga de los anestesiólogos


La huelga es un derecho constitucional. Los derechos son para disfrutarse, y ejercerse. El gobierno debe asegurar que los derechos se puedan realizar aun cuando se ejecuten contra el propio Estado.
La huelga se realiza cuando se agotan las negociaciones que realizan los trabajadores con la patronal, por mejorar sus condiciones de trabajo o de salario.
La huelga es una situación más de la realidad que de la situación jurídica que se la quiera poner, cuando se le declara ilegal por procedimientos de trámite, o se amenaza a trabajadores con despidos y con cárcel. Huelga es huelga dijo don Pepe Figueres al enfrentar una huelga bananera declarada ilegal, dirigida por comunistas, cuando le presionaban para que los reprimiera.
La huelga de los anestesistas es justa. Los trabajadores y asegurados deben apoyarla, en defensa de los derechos constitucionales y por sus justas demandas.

Los anestesistas son parte muy importante de los quirófanos hospitalarios. Apoyan a cirujanos y a paciente con quienes están a la par, casi sin moverse, durante el tiempo que dure la cirugía. Atienden situaciones que pasan durante los procesos operatorios con pacientes, como vómitos, defecaciones, orinas, secreciones orales, sangre, y aseguran con su cuidadoso profesionalismo que las cirugías puedan llevarse a cabo, de principio a fin, y con el mayor éxito posible.
Desde 2009 vienen negociando con la CCSS el reconocimiento de su peligrosidad en el trabajo, que la tienen otros médicos especialistas ya reconocida, como los cirujanos, radiólogos, los de vascular periférico, ortopedistas, patólogos.
Solicitaron estudios de salud, de exámenes físicos y sicológicos cuyos resultados la CCSS ha retrasado, pues su condición de trabajo los afecta en estos extremos. La Comisión Médica Laboral de la CCSS eliminó las vacaciones profilácticas, como parte de los cambios introducidos a la institución en su afán de debilitarla.
Los peligros a que están sometidos los anestesistas alteran su sistema nervioso central, y a lo largo de los años les afecta la memoria, el sueño, les produce lesiones en el cuerpo, alteraciones en el hígado, en la medula ósea y genera estrés, junto a otro tipo de consecuencias como la drogadicción, por la exposición prolongada que tienen con los gases que utilizan durante las operaciones.
La lucha de los médicos empezó exigiendo sistemas adecuados para la extracción de gases de los quirófanos que también afecta a los cirujanos y al personal de enfermeros de las salas operatorias.
En esta lucha los anestesistas atienden todas las emergencias, las cirugías oncológicas, las de ortopedia con riesgos, las sépticas, las agudas y las politraumatizadas. Las cirugías que no están atendiendo son aquellas que no ponen en riesgo la vida del paciente.
La intransigencia de la CCSS, y la mala asesoría al gobierno en este caso, va a provocar una huelga más amplia de todos los médicos que saben que los anestesistas tienen razón. Es cuestión de días.
Hay que apoyar a estos médicos. Con ellos en la defensa de la CCSS, de los asegurados y de los derechos sociales de los costarricenses.

Vladimir de la Cruz