Leiner Vargas

Leiner Vargas

Enviar
Martes 20 Septiembre, 2011


Reflexiones
La hora de la verdad para el PLAC fiscal.


El acuerdo del PLN y del PAC en materia de impuestos, o PLAC fiscal, es claramente más progresivo que la versión original presentada por el gobierno a la Asamblea Legislativa y contiene elementos sustantivos que mejoran el proyecto en su equidad y justicia, como propuesta tributaria de cara a la ciudadanía.
Definitivamente, no es la solución completa ni la pomada canaria para el problema fiscal y de gestión pública que tiene el país, pero es una alternativa razonable que puede perfectamente contribuir en el camino hacia una mejora en la situación fiscal y económica de Costa Rica en un marco de claro deterioro del escenario internacional.
Dos aspectos deben acompañar una propuesta razonable como la anterior. El primero, un compromiso de mejoramiento en la gestión pública que apueste efectivamente a mejorar la eficiencia y la eficacia de la acción del Estado, apuntalando un sistema de gestión basado en resultados, cuantificables y verificables del accionar de las distintas instituciones públicas. Elemento que además de una necesaria planificación estratégica requiere de la definición de indicadores claros, medibles y verificables en cada objetivo estratégico elegido y de su correcta evaluación, seguimiento y rendición de cuentas de cara a la ciudadanía.
Un segundo tema, no menos importante, es la necesidad de poner coto al mecanismo de endeudamiento que puede usar el Estado para financiar sus actividades, creando límites al endeudamiento estatal para el gasto corriente y definiendo una tasa racional de deuda para efectos de inversión e infraestructura pública, que garantice un límite al margen público de deuda total del país.
La acción pública debe cambiar del enfoque ofertista que privilegia planes y objetivos de unos pocos, muchas veces alejados de las necesidades y requerimientos del ciudadano, a un enfoque que articule las necesidades del ciudadano y del país de cara a un desarrollo balanceado, inclusivo y participativo.
Correctamente se entiende con el acuerdo PLAC que el país no puede continuar con una visión partidaria, existen temas país que requieren acuerdos a largo plazo y que, a mi criterio, suma para bien la actitud asumida por el PAC como partido mayoritario de oposición y claramente en posibilidad de gobernar en el próximo quinquenio.
El PLAC debe ser una oportunidad para avanzar en la gobernabilidad país y que quienes lo respaldan entiendan que la tarea de mejorar el accionar público no termina con la aprobación de más impuestos. Si bien son urgentes y necesarios, los impuestos nuevos son apenas el primer paso en el proceso de mejora continua que requiere el Estado costarricense.

Leiner Vargas Alfaro
[email protected]