La herencia de las celebridades muertas gana millones
A diferencia de las personalidades ya fallecidas, las vivas aún pueden avergonzar a sus patrocinadores, como fue el caso de la modelo Kate Moss, que apareció inhalando cocaína en la portada de un tabloide británico. Bloomberg / La República
Enviar

 12,4 millones de “Me gusta” en Facebook tiene Elvis Presley

PERSONALIDADES

La herencia de las celebridades muertas gana millones

Jamie Salter, el gurú de las marcas, está planeando un espectáculo “en vivo” en Las Vegas, con la aparición de Presley como un holograma

Elvis Presley cuenta con 12,4 millones de “Me gusta” en Facebook y 187 mil seguidores en Twitter, y recientemente lanzó un dueto con Barbra Streisand. Sin importar que él haya muerto en 1977.
Y eso es solo el comienzo para el Rey del Rock ‘n’ Roll y otras celebridades muertas ya hace mucho tiempo, informa la revista Bloomberg Pursuits en su edición de vacaciones 2014.

201411232259260.m2222.jpg
Revivir un cadáver de un congelador criogénico es todavía cosa de ciencia ficción —e incluso es poco probable que Madonna sea sepultada como Lenin cuando ella muera— pero cualquier otra posibilidad promocional está sobre la mesa.
Jamie Salter, el gurú de las marcas, que es dueño de la mayoría de la finca de Elvis, está planeando un espectáculo “en vivo” en Las Vegas, con la aparición de Presley como un holograma, al igual que el de Michael Jackson, que apareció en un show en Sin City a principios de este año.
La reina del pin-up, Bettie Page, dirigida por el agente de la celebridad ya fallecida, Marcos Roesler, está prevista para una burlesca holográfica de sí misma.
Hoy, iconos fallecidos en el apogeo de la cultura pop están disfrutando de un éxito sin precedentes, ganando incluso más que cuando fueron de carne y hueso, dice Salter, de la nueva generación de gerentes de marca que utilizan la tecnología para sacar mucho dinero de las superestrellas que descansan en paz (o eso esperamos).
Estas celebridades difuntas son rentables, en parte, porque primero cautivaron aficionados en una era pre-Internet de verdaderos medios de comunicación, dominando la imaginación popular de maneras que pocos contemporáneos pueden igualar, dice Salter.
Aún mejor, no son capaces de crear el tipo de travesuras que atormentaban a sus cuidadores en el día, dañando potencialmente su marca en la negociación. Ya no pueden caer en coma inducido por drogas en habitaciones de hotel (Elvis), asaltar novias con botellas de vodka (Jimi Hendrix) o prenderse fuego mientras inhalan cocaína (Richard Pryor). “No pueden quedar detenidos por conducir ebrios”, dice Donna Rockwell, psicóloga clínica con una clientela de celebridades. “Sus reputaciones están intactas”.
La modelo Kate Moss, por el contrario, todavía puede avergonzar a su patrocinador, Burberry Group Plc, por aparecer inhalando cocaína en la portada de un tabloide británico.

Bloomberg

Ver comentarios