La guardiana del marco tricolor
Dinnia Díaz no solo se entrena cada mañana en el Proyecto Gol, sino que luego se cambia para comenzar su jornada laboral en la Federación. Esteban Monge/La República
Enviar

La guardiana del marco tricolor

Dinnia Díaz espera con ansias el debut con la Sele en el Mundial de Canadá 2015

En la portería es aguerrida, fuerte, segura y no deja de moverse ni un instante, pero fuera de ella, su forma de ser cambia totalmente.
Tranquila, seria y muy humilde, así es Dinnia Díaz, la portera de la Selección Nacional, quien cuenta los minutos para que llegue el Mundial de Canadá 2015 en junio.

201503082333200.a11.jpg
“Me considero una persona muy tranquila, pero sé que cuando estoy adentro (del campo) tengo que tener mucha personalidad”, confesó Díaz.
La forma de manejarse al lado de esos tres postes, que es lo único que por momentos la acompaña, se va aprendiendo con el tiempo.
“Uno va adquiriendo experiencias. Cuando te vas rozando aprendes a desenvolverte, tienes que ser una persona que hable a sus compañeras, que dé seguridad, que les transmite confianza a las compañeras”, confiesa.
La Selección Nacional es calificada por la portera tica como una familia a la que “le ha costado mucho llegar donde está”.
“Somos un grupo donde todas somos líderes dentro y fuera de los terrenos de juego. La opinión de todas siempre se va a respetar e intentamos adquirir todos los detalles positivos de cada una para fortalecer al equipo”.
Sin embargo, ya en el campo existen algunas otras figuras que se encargarán de llevar la voz de mando. En este caso, es conocido que por su experiencia fuera de las fronteras ticas, Shirley Cruz tiene esa responsabilidad.
El Mundial de Canadá es el sueño de Díaz y sus compañeras, por eso se levanta desde muy temprano para estar en el entrenamiento de las 5 a.m. Así comienza su día.
“Lo vivimos, lo soñamos día a día, desde que nos levantamos a entrenar”, aseguró la arquera tica, quien curiosamente trabaja desde hace un año y medio como la asistente administrativa de desarrollo en la Fedefútbol.
“El entrenamiento es la parte principal de uno como atleta, uno tiene que dar lo máximo. A como se entrena, se juega”, menciona.
Aunque para muchos Dinnia será de las infaltables en esa lista de convocadas para la máxima competición, ella no se confía, toma cada práctica como si se tratara de un mismo partido.
“Yo estoy trabajando para ello (ir al Mundial), independientemente de que hayas hecho muchas cosas, tienes que demostrar que quieres estar ahí. Más bien cuando se hacen bien las cosas, lo tienes que seguir haciendo así, ya no puedes dar un paso atrás, todo es para adelante”, reconoce.
A sus 27 años, Díaz —nacida en Sámara, Guanacaste— será recordaba como la portera que detuvo tres penales ante Trinidad y Tobago para llevar a Costa Rica a su primer mundial de fútbol mayor. Pero ella quiere seguir haciendo historia.

Dinia Vargas
[email protected]
@dvargasLR

Ver comentarios