Enviar

La goma II

201301312325430.m6}.jpg
Vimos la semana pasada cómo tratar de reducir los efectos de un exceso en el consumo de licor, la primera recomendación para evitarlo es controlando la ingesta, sin embargo sabemos de las tentaciones.
Para concluir el tema pasamos a explicar cómo es que los consejos que se dieron el viernes pasado funcionan. Comer algo antes de tomar, el alimento desacelera la absorción del alcohol; las proteínas y la grasa funcionan mejor. Si no puede comer, tome un vaso de leche por lo menos.
Beba un vaso de agua después de cada trago, el consumo de alcohol provoca la pérdida de agua que hay que reponer.
Tome una unidad de bebida por hora, esa cantidad es la que el hígado puede procesar dependiendo del género, masa corporal, niveles de tolerancia.
Trate de no mezclar bebidas diferentes, el cuerpo tarda más en reconocer y metabolizar diferentes bebidas.
En caso de destilados, busque los transparentes, tendrán menos impurezas que les dan el sabor a las bebidas y las que provocarán también dolor de cabeza.
Evite las bebidas dulces, estas esconden el sabor del alcohol y esto evita el control sobre su consumo. Tome algo dulce antes de dormir, se sentirá menos cansado a la mañana siguiente.
Cómase un banano, miel o un sándwich de mantequilla de maní, esto sustituye el potasio, responsable de relajar los vasos sanguíneos de su cabeza reduciendo el dolor de esta y la glucosa que pierde.
¡Suerte! ¡Buen provecho y hasta la próxima semana!

 

Ver comentarios