Enviar
La Generación X no es tan mala
A los nacidos entre 1961 y 1981 se les ha tachado de “inseguros”, “mediocres” y “angustiados”, pero un nuevo estudio dice lo contrario

La Generación X, aquellos nacidos entre 1961 y 1981, ha sido estereotipada con calificativos como “inseguros”, “mediocres” y “angustiados”, algo que según un estudio publicado nada tiene que ver con las vidas “activas” y “felices” que tienen en su mayoría estos ya adultos.
“Son activos en sus comunidades, están en general satisfechos con sus empleos y son capaces de equilibrar el trabajo, la familia y el tiempo libre”, asegura el autor del informe Generación X, Jon Miller, director de un estudio sobre la juventud estadounidense del Instituto de Investigación Social de la Universidad de Michigan.
El estudio, financiado por la Fundación Nacional de Ciencias de Estados Unidos, analiza las respuestas de unos 4 mil integrantes de la Generación X, que han sido encuestados para conocer sus hábitos y costumbres.
“Los 84 millones de personas en Estados Unidos de esta generación con edades entre los 30 y 50 años son los padres y madres de los niños que ahora van a la escuela”, señaló Miller.
Toda esta generación fue marcada con esa equis como símbolo del desencanto después de la generación del “baby boom”, que nació en el periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial, sobre todo en Estados Unidos y Reino Unido.
Pero “en las próximas dos o tres décadas, los miembros de la Generación X estarán al frente de la nación en el Congreso y en la Casa Blanca. Por eso es importante entender sus valores, su historia, los desafíos del presente y sus metas para el futuro”, precisó Miller.
Este es el primero de una serie trimestral de informes que en esta ocasión se centra en aspectos como el empleo y la educación; matrimonio y familia; participación en la comunidad y la religión; relaciones sociales y tiempo libre, así como vida digital, felicidad y satisfacción vital.
Entre las conclusiones indica que los representantes de la Generación X suelen tener empleo, el 71% tiene niños menores de edad en su casa, el 30% es miembro activo de una organización profesional, de negocios o sindical, y uno de cada tres forma parte de una iglesia u organización religiosa.
Además, no son tan desapegados como se creía, ya que el 95% habla por teléfono, al menos una vez por semana, con amigos o familiares y el 29% dice que lo hace al menos una vez al día.
“Aunque es probable que sean menos propensos a incorporarse a clubes de comidas comunitarias, tienen extensas redes sociales”, indicó Miller, quien señaló que participan en las organizaciones de padres y maestros, clubes de deportes juveniles, clubes de libros y otras organizaciones comunitarias.
En el aspecto cultural, el 45% de los encuestados dijo que había asistido a una obra de teatro, concierto, ópera o ballet durante el último año, y el 13% indicó que había asistido a tres o más acontecimientos culturales.
Pero además, también son lectores, apuntó Miller. El 72% lee un periódico impreso o en Internet al menos una vez a la semana, y el 80% ha comprado y leído al menos un libro durante el último año. Casi la mitad de los encuestados dijeron que habían leído seis o más libros en el último año.
En cuanto a la felicidad, la mayoría dice estar satisfecho con su vida, con un nivel promedio de 7,5 en una escala de diez puntos en la cual el diez equivale a “muy feliz”.

Washington / EFE

Ver comentarios