Enviar
La fiesta es en España
Espectacular recibimiento a la mejor selección del mundo

La selección de España realizó ayer un recorrido triunfal por el centro de Madrid, en medio de la aclamación de cientos de miles de aficionados y con visitas a la Familia Real y a la Presidencia del Gobierno.
El equipo, que descansó varias horas en un hotel cercano al aeropuerto tras llegar a Madrid desde Johannesburgo, inició su periplo victorioso a bordo de un autobús descapotado que lucía el rótulo de “Campeones” y la leyenda “El poder de la Roja conquista el mundo. Campeones de la Copa Mundial de la FIFA”.
La primera parada fue en el Palacio Real, donde el rey Juan Carlos agradeció a los jugadores y demás miembros del equipo por “hacer realidad los mejores sueños” y ser ejemplo de “deportividad, nobleza, buen juego y trabajo en equipo”.
Los futbolistas obsequiaron al Rey con una camiseta de la selección con la estrella de campeón mundial FIFA firmada por todos.
El monarca, acompañado por la reina Sofía, los príncipes de Asturias, Felipe de Borbón y Letizia Ortíz, y la infanta Elena, elogió de la selección el “ejemplo de deportividad, de nobleza, de buen juego y de trabajo en equipo”.
El siguiente anfitrión del equipo victorioso fue el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien recibió a los campeones en el Palacio de La Moncloa.
Tras alzar el trofeo, saltar sobre el escenario instalado en los jardines de la Moncloa, y hacer reverencias al capitán del equipo y portero titular, Iker Casillas, mientras el público vitoreaba, Zapatero afirmó que detrás del éxito de “la Roja” está “la fuerza unida de todos los españoles para que la mejor imagen de España brille en todo el mundo”.
Zapatero personificó el éxito en Andrés Iniesta, el autor del gol de la final, por su buen fútbol y su calidad humana, y en el técnico, Vicente del Bosque, por su “fuerza, templanza y serenidad” para representar con dignidad a todos los españoles.
Del Bosque extendió el éxito “a toda la familia del fútbol”, desde el club más humilde hasta los más grandes, y compartió el momento con su hijo Alvaro, con síndrome de Down.
Luego la selección continuó su recorrido por las calles de Madrid donde los esperaban los aficionados para saludarlos y festejar con ellos el título de campeón.

Madrid /EFE
Ver comentarios